Páginas vistas en total

miércoles, 17 de marzo de 2010

ETA: EL FIN DE LA CUENTA ATRÁS

Fue la gran cagada. ETA cambia de estrategia. ¿Para qué actuar mediante comandos secretos si se pueden hacer asaltos pandilleros a concesionarios de coches de lujo? El jefe de la banda de descerebrados que decidió la operación en Francia que acabó con el asesinato de JEAN SERGE NÉRIN merece que la cúpula de ETA le monte un Consejo de Guerra Sumarísimo. !Qué chapuza! Lástima que la consecuencia sea fatal. 4 hijos ya no tienen padre. Jean Serge Nérin ha sido ASESINADO. Uno de los disparos que recibió no se quedó en su chaleco antibalas y se coló por la axila.

Dice BATASUNA que ésta ha sido una muerte FORTUITA. Uno de los ídolos de la izquierda radical abertzale, el terrorista Jon Anza que asesinó al jubilado Leopoldo García Martín en 1981 es, según Batasuna, una víctima de las torturas del Estado Español. El caso sigue bajo sumario, la investigación policial continúa y el mismo Jefe Policial que acabó con el GAL en los años 80, François Bodin, está loco por aclarar el caso. Si fue torturado un etarra con un cáncer cerebral terminal que llevaba encima 300.000 euros para armar comandos como el de los descerebrados kaleborrokalaris París, el ESTADO FRANCÉS NOS LO CONTARÁ. Jean Serge Nérin SÍ FUE ASESINADO EN NOMBRE DE LA PATRIA VASCA. Jon Anza FUE UN ASESINO QUE ASESINÓ A UN JUBILADO EN NOMBRE DE LA PATRIA VASCA. Víctima no es lo mismo que victimario. Los lobos no deben mezclarse con los pastores. Cuando el lobo baja a los pastos donde hay rebaños de ovejas, hay que convencerle para que se aleje... A ver si se termina pronto la Macrocárcel de Zaballa... Sobra demanda en Euskizofrenia...

2 comentarios:

jose luis dijo...

Que razón tienes, pero ahora verás, Francia tiene mucha historia y matar un gendarme allí es matar un gendarme, espero que si los cojen les caiga la perpetua.

Juan Pan dijo...

Estimado José Luis. Gracias por tu comentario. Es una lástima que aunque el Estado de Derecho ponga entre rejas a todos los asesinos, la enfermedad moral que ha contagiado al 15 por ciento de la población vasca les haga mirar hacia otro lado cuando se trata de decir que HAY QUE CONDENAR LOS CRÍMENES.