Páginas vistas en total

viernes, 14 de enero de 2011

ALARDE DE ARALAR


Aralar es un partido joven. Gracias a ello, se enfrenta al poder cargado de un hermoso impulso rebelde. Lástima que, a veces, sus políticos pierdan el tiempo en causas nimias. La defensa del euskera es una prioridad esencial de nuestras instituciones. Vale. Pero gastar en fruslerías tanta tinta y papel y tanto tiempo de esos representantes públicos que tanto dinero nos cuestan no es muy normal.
En Navidades, la presidencia del Parlamento Vasco les regaló a los Señores y Señoras Diputados y Diputadas una agenda de tipo dietario semanal. Como, en medio de la crisis económica e inmersos la situación del mal llamado “proceso de pacificación”, algunos no sabían de donde sacar noticias nuevas a primeros de enero, Aralar puso el grito en el cielo porque las mencionadas agendas no son bilingües. En un alarde de solidaridad con nuestra lengua oficial, los cuatro parlamentarios de ese grupo parlamentario devolvieron sus agendas. Quienes leímos la noticia pensamos que se habían quedado sin uno de esos modelos de lujo que gasta la clase política que cuestan 120 euros. Pues no.
Las agendas de marras las vende Ediciones Deusto. La elegida por la presidenta del Parlamento, la Señora Quiroga, es modelo “FINA”, con un formato de 55 x 115 milímetros. Es tipo “dietario semana”, en piel Izaro negra, con 144 páginas. Cada una cuesta 12’12 euros. Pueden verse en www.edicionesdeusto.com
Tal vez, la Señora Quiroga haya dado en el clavo al justificar su decisión basándose en aplicar la política de ahorro. Dicen en la Cámara Vasca que además, Ediciones Deusto no imprime dicho modelo en biligüe. ¿Ha sido casual la elección de la Señora Quiroga? Seguro que no. ¿Pueden ser ganas de chinchar? Pueden...
Al parado, al perceptor de ayudas sociales, al preso, a la víctima de ETA o el GAL seguro que no es lo que más le preocupa. A Aralar sí. Ha denunciado que la Mesa del Parlamento obligue a realizar una petición específica a los parlamentarios que quieran una agenda en euskera. Mientras, la otra vida ajena a la política de salón, transcurre en la calle. Esa calle que algunos sólo pisan en coche oficial.

2 comentarios:

Carlos Gorostiza dijo...

Es el mismo modelo que el Parlamento ha entregado siempre. Con Quiroga, con Izaskun Bilbao, con Atutxa... y no sé si antes.

Juan Pan dijo...

T.P. no puede incluir su comentario. Es éste:
"Yo creo que todos los parlamentarios debieran devolver la dichosa agenda y exigir una en ingles, que tontería esto de gastar en vascuence, patrimonio de nacionalistas trasnochados.¿ No se perdió Cuba? Pues que más da por perder esta lengua .Con lo que se ahorre que se paguen viajes a todos los vascongados a ver si nos libramos de esta panda de aldeanos con boina."