Páginas vistas en total

miércoles, 13 de julio de 2011

¿CONFLICTO VASCO? QUE ME LO PRESENTEN

Sostiene ETA que Euskal Herria ha ganado la batalla política de la ilegalización. ETA está encantada con los buenos resultados de Bildu. ¿Qué dice Bildu? De entrada, una de sus tres patas, Eusko Alkartasuna, ha advertido a todo el mundo, desde ETA al Gobierno Español, que “ha llegado el momento de dar pasos adelante”. Otra pata de Bildu, Alternatibaconbdeburro y el Sargento Matute a la cabeza (nunca tan pocos afiliados sacaron tanto pecho) también dice que hay que “dar pasos”.
¿Dar pasos? ¿Qué pasos? ¿Quién debe dar qué pasos adelante? ¿Por qué? ¿Cuál es el conflicto vasco? Llevo casi 40 años en esta tierra y sigo sin ver el problema por ningún lado. Lo que he visto es mucha sangre y dolor. He sido testigo directo e indirecto del crimen, el asesinato y la vergüenza de ser miembro de una sociedad enferma. Una enfermedad moral que cada día afecta a menos gente. En 2011, cincuenta años después de que unos descerebrados decidiesen echarse al monte para liberar a un pueblo que se decía esclavo de otro, parece que el entorno de ETA se ha dado cuenta de que asesinar está feo… Bien… Vamos por buen camino…
¿Pero hacia dónde hay que dar los pasos? Ayer mismo, una organización llamada Lau Haizetara Gogoan trató de darnos una lección de Historia y no pudo. Basándose en datos de Euskal Memoria Fundazioa, aseguran que unas 450 personas fueron asesinadas por lo que ellos llaman genocidio franquista y el terrorismo de Estado. De historia saben poco. Lo que hizo Franco no fue un genocidio contra la raza vasca. Fue un Golpe de Estado contra la legalidad representada por la República Española. ¿Dónde estaban los vascos en aquella Guerra Civil?. En los dos bandos, lo mismo que los madrileños, los catalanes o los extremeños. ¿Genocidio? Hay que estudiar un poco más antes de hablar de Historia.
La segunda aberración que emplean habitualmente los palmeros de la izquierda abertzale que no condena la violencia de ETA es aún más vistosa. Se dedican a unir el llamado conflicto vasco (cuando alguien lo vea, que me avise) con la Guerra Civil. Según ellos, ETA nació para derrotar a Franco, poco más o menos… Si todos los republicanos españoles asesinados/ejecutados por Franco levantaran la cabeza, se volverían a su fosa común, a su tumba o a la cuneta donde les descerrajaron un tiro. Ellos no luchaban para liberar a una de las autonomías más ricas de España. Ellos luchaban contra los privilegios de las castas dominantes, contra esos privilegios que consagran leyes caducas como los fueros vascos. Arnaldo Otegi y Joseba Egibar son los jauntxos, los caciques que siguen defendiendo esa legislación medieval que establece diferencias entre vasallos e hidalgos. La hidalguía parece patrimonio de vascos que pueden pactar sus leyes con un rey español y no es más que un anacronismo que sólo sigue imperando en Euskizofrenia.¿Conflicto vasco? Llámenlo lucha de clases. Los caciques vascos contra los vasallos españoles. Quieren usar la soberanía para hacerse aún más ricos. ¿Solidaridad? Ni Otegi ni Egibar saben lo que significa esa palabra. Sólo se miran el ombligo. Y al ombligo de Otegi no hacen más que salirle pelotillas de algodón gracias a los pijamas de la cárcel.
Y en la próxima entrada hablaremos de la biografía personal y currículo del nuevo diputado general de Álava, Javier de Andrés. Por cierto, Itziar Ameztoy, la cándida nueva concejala de Bildu en Vitoria debería aplicarse el cuento de la decencia política. Mucho alardear de que "no aceptan mercadeos", pero sí que cogen los pases que el Ayuntamiento da a sus Excelentísimos Concejales para ir de gañote al Festival de Jazz de Vitoria. Eso debe ser la normalización, que los de Bildu también pillen... Todos son iguales...

7 comentarios:

Íñigo dijo...

Acabo de conocer este blog y me ha llamado la atención por una sencilla razón: es como una gota de agua en el desierto. En este país esquizofrénico, que desde el 22 de mayo conozco como Bildulandia, tener una idea que se salga del marco abertzale no está bien visto. Especialmente en algunos sitios. Y créeme, la provincia donde te escribo, en Vizcaya, jamás estuvo tan claro que fuera territorio PNV. El caso es que la esencia de este maldito o bendito país en el que me tocó vivir me reconcome, me obsesiona, me amarga. Envidio a la gente que es capaz de vivir sin el conflicto vasco maldito en la cabeza. Son los mismos que disfrutan de los paisajes de esta verde tierra sin percatarse de que está teñida de rojo en demasiados sitios. Hace poco leí sobre el asesinato de un guardia civil retirado en mi pueblo, Basauri, hace justo 30 años: le pegaron un tiro en la atestada estación de tren, protagonizaron una persecución de película y terminaron con un tiroteo en el casco viejo de Bilbao, donde hirieron a dos transeúntes. Me impresionó tanto conocer esa historia en un lugar que he pisado tantas veces que colgué la reseña en la cuenta de Facebook de Basauri, en la que participo. Nadie, nadie, nadie hizo un solo comentario, a pesar de que todos los temas suelen tener comentarios. Nadie lo recuerda, aunque todo el mundo lo vea, todo el mundo lo sienta.

La conclusión es que este país está enfermo. Enfermo como el Chicago de los años 20, el Medellín de los 80 o la Ciudad Juárez de hoy. Enfermo socialmente porque da el voto a Bildu para que ETA lo aplauda, mientras la gente continúa con su vida ajena al rollo monotema, o cercana para sancionar con el voto ese conflicto interno. Cada día me siento un poco menos de aquí, y sin embargo no podría ser de otro sitio. Llego pues a la conclusión de que ya no soy de ningún lugar: pensaba que era de Euskal Hiria, ahora no soy de nada.

En fin, al menos tú plasmas en este blog todo este sentimiento bilioso. Creo que eso puede servir como terapia, aunque como he dicho antes, el precio sea, como mínimo, la invisibilidad. Pues yo, aunque sea invisible, me sumo a los descontentos que no quieren lo que se nos ha vendido durante 30 años de monotema.

Un saludo y perdón por la chapa. PS. el asesinado se llamaba Joaquín Gorjón.

Juan Pan dijo...

Me he estremecido al leer tu comentario, Iñigo. Frente a quienes me insultan en Facebook o Twitter, a tí te gusta escribir largo y tendido sobre lo que has sufrido en nuestra euskizofrénica tierra. Un tal Gorka Cereceda Balbás dice en Facebook que me vaya a España. Una tal vitorianaVTV (vitoriana de toda la vida) me llama amargado, ácrata y no sé cuántas cosas más. VitorianaVTV sí que tiene razón en una cosa: este país nos amarga la vida, pero le seguimos querieno y por eso no nos vamos a cortar jamás al denunciar que un asesinato es un asesinato, sea este cometido contra Lasa y Zabala o contra Joaquín Gorjón. A mí no me duelen prendas en reconocer lo obvio. Sin embargo, personas como Lasa y Zabala son héroes para un tercio de este país y de Joaquín Gorjón yo no había oído hablar jamás. ¿Por qué no usamos Euskizofrenia para ensalzar su memoria y contar cómo era su vida? Búscame en ideasanonimas@gmail.com Gracias por escribir tan intenso, amigo.

Blanca dijo...

Lo que se está haciendo en el País Vasco desde que el Ándersen español (aka Sabino Arana) empezó a escribir su manual es tan angustioso (sería para reírse si no fuera por tanta sangre inocente derramada)tan estrecho de miras y tan palurdo que lo único que hace es llevar a una porción de km cuadrados del territorio español a la nada.
Seguramente muchos de los que votaron Bildu estarán profundamente arrepentidos de haber dado poder a tanto inane, a tanto pelagatos. Pero tiene algo de bueno y es que ya están retratados en todas sus dimensiones: anchura, altura y profundidad. O sea, exclusión, mentiras y "cintas de vídeo".
Como diría el maestro Fernán Gómez... ¡a la mierda! con todos ellos.

Íñigo dijo...

Muchas gracias por la respuesta, Juan. Termino por pensar que, como la actualidad es algo que amarga, merece más la pena pensar en otras épocas de nuestro país. Al menos, como digo, sabes plasmar tu pensamiento sobre esta esquizofrenia en este blog. Y eso es algo terapéutico, entiendo... Y eso aunque, como me dices, decir según que cosas esté mal visto en este país y, como poco, te hagan el vacío o te insulten. El detalle del atentado que te describo es mínimo, aunque un asesinato sea algo terrible y enorme. Hablar de ello es de justicia, pero sería una gota en un desierto. Nadie querría secundar ese debate de recordar lo que ha pasado y lo que sigue pasando. El breve interregno de ayuntamiento no abertzale que ha habido en mi pueblo sirvió, al menos, para que el ayuntamiento hiciera un homenaje a las personas asesinadas en el pueblo. Otros pueblos gobernados por el PNV también se han sumado a esto: lo llaman "mapa de la memoria". Ojalá sirva para que todo no quede en el olvido, el olvido al que nos quieren destinar para crear un edén en el que no podemos entrar. En fin, un saludo y gracias.

Juan Pan dijo...

Gracias, Blanca. Gracias Íñigo. Lo único que es falso de todo lo que he escrito en Euskizofrenia es mi nombre. No soy Juan Pan... obviamente, como seguramente habéis imaginado. Es un seudónimo. Para algunos, está mal trabajar para un medio de comunicación del Rey de Hpania y de los hpanioles (por este orden) y escribir en libertad sobre lo que pasa, con nombres y apellidos. Me encanta, Blanca, tu alusión a Fernán Gómez y Bildu... Serán unos pelagatos, pero no muy diferentes de otros ineptos que nos gobiernan. La diferencia es que su concepto de la moral y la ética es deleznable. Creo... Espero que Gorka Cereceda Balbás no se lo tome a mal, el pobre...

raularkaia dijo...

Bueno, amigo Juan, te hago algunos comentarios sobre tu entrada. Gracias por la oportunidad que me das.

El conflicto vasco es el conflicto entre Nabarra y los dos países que la ocupan: España y Francia. Yo uso ese concepto (Nabarra) porque tanto geográfica como históricamente es más conveniente.

Tienes toda la razón: no debe mezclarse la Guerra Civil con el Conflicto. Es un grave error. De hecho, el conflicto vasco (nabarro) comienza a mediados del siglo XI, cuando Castilla comienza a atentar contra la soberanía de Nabarra -y lo hace por el Oeste, por cierto, con lo que los primeros en caer son: Duranguesado, Alava y Gipuzkoa.

A mi juicio, dentro de ese gran marco casi milenario (casi 10 siglos), ETA es un síntoma más. Digo esto sin entrar en mayores disquisiciones. Simplemente, afirmo con rotundidad que forma parte del conflicto (como la dispersión carcelaria y las torturas en centros de detención, y como la extorsión y las amenazas a potenciales víctimas).

Negar el conflicto es negar la mayor. Y dicha negación forma parte indisoluble del conflicto. No deja de ser triste que tengan que venir personas de lejos (de fuera de España y de Francia) para decirnos: pues sí, oigan ustedes, tienen un conflicto. La propia resolución del conflicto comenzará a ser una realidad cuando se admita ese paso previo: que existe un conflicto.

Reconozcámoslo, sin ambages: será un gesto de madurez que nos honrará a todos.

Bueno, amigo Juan, aquí tienes el comentario prometido.

Un abrazo, compañero.

Juan Pan dijo...

Querido amigo Raúl. Decir que ETA es un síntoma más de una guerra medieval entre los reinos de Navarra y Castilla es coger el rábano de la historia por las hojas de la actualidad. Espero que no te ofenda que servidor escriba el nombre de tu Patria soñada ("Nabarra") con la grafía castellana ("Navarra") que hemos adoptado desde hace siglos como vehículo de comunicación entre los habitantes de la Península Ibérica (puedes llamarla Hpania si tienes aversión a la palabra España que define una realidad política). Sobre si en esta tierra hay un conflicto o no, me remito a mis comentarios originales en esta misma entrada. Es sólo mi opinión. Unos historiadores me darán la razón. Otros te la darán a tí. Pero afortunadamente, el supuesto conflicto está a punto de resolverse con la victoria de la razón, un concepto que no sabe de fronteras, guerras banderizas, asesinatos presuntamente políticos (que son simplemente horrendos), etc... Próximamente podréis leer una entrada en Euskizofrenia sobre el punto final a este absurdamente mal llamado "conflicto vasco". Y que conste que cada vez que viajo busco y rebusco por el suelo que piso y no encuentro fronteras. Por cierto, los mercados financieros que nos gobiernan a todos los seres humanos tampoco distinguen vascos, navarros, españoles o chipriotas. Salud y suerte, querido amigo Raúl.