Páginas vistas en total

martes, 26 de julio de 2011

JAVIER DE ANDRÉS, EL PERIODISTA CENSOR

Javier de Andrés Guerra es un hombre sin biografía pública. Wikipedia aún no ha elaborado el artículo sobre su vida, obra y milagros. Las búsquedas en Internet sobre su persona sólo dan como resultado sus declaraciones como político. El currículo del nuevo Diputado General de Álava por el PP no es demasiado admirable, pero tampoco es como para esconderlo. Ya que ni el Partido Popular ni el propio Javier de Andrés nos han ofrecido todavía una completa biografía de este político vitoriano, voy a contar algunos episodios de su vida que le definen. Ruego a los lectores que me informen sobre posibles errores o colaboren para añadir más datos de interés.
Cuentan que su primer empleo remunerado fue el de repartidor de tartas en los concursos radiofónicos de Radio Vitoria, razón por la cual fue apodado como “El Pasteles”. Nada que objetar a ese noble oficio de repartidor. Sin ellos, las cartas y los regalos jamás llegarían a nuestras manos. Juan Carlos de Andrés Guerra, hermano mayor de Javier, le debió marcar el camino que debía seguir. Juan Carlos era procurador del PP en las Juntas Generales de Álava cuando Javier aterrizó en el partido para asumir las funciones de Jefe de Prensa provincial, hace más de una década. Cuando el PP ganó las elecciones municipales y forales de 1999, la vida del actual Diputado General de Álava dio un giro de 180 grados. Javier de Andrés acabó asumiendo las funciones de la jefatura de prensa en la Diputación Foral de Álava que presidía Ramón Rabanera. ¿En qué consistía entonces el trabajo de Javier de Andrés? Un ejemplo nos ilustrará. El 20 de marzo de 2003, España entró en guerra contra Irak formando parte de una coalición internacional liderada por Estados Unidos. La foto de las Azores con Bush, Blair y Aznar pasó a la historia como el retrato de los responsables de una gran mentira que provocó una enorme matanza. Alegando que Sadam Hussein tenía armas de destrucción masiva, se provocó una guerra que durante 7 años provocó la muerte de entre 600.000 y un millón de personas, según las diferentes fuentes consultadas. Después, se acabaron confirmando las sospechas de que en Irak no había armas de destrucción masiva, pero la verdad, para algunos políticos como José María Aznar, no es un elemento relevante en la toma de decisiones. Recordemos el 11-M… A Javier de Andrés le tocó intentar meter en cintura a periodistas díscolos como un servidor que se atreviesen a preguntar sobre el tema en las ruedas de prensa que daba la Diputación Foral de Álava. Pocos días después de que España entrase en guerra con Irak, el diputado foral de Hacienda, Juan Antonio Zárate y el director del ramo, Ángel Barrasa, comparecieron en Vitoria en una de esas ruedas de prensa para presentar la Campaña de la Renta. Un servidor aguantó la chapa tradicional sobre deducciones y desgravaciones. Cuando llegó el turno de preguntas, hice unas cuantas: - ¿Hay mucha objeción fiscal en Álava? ¿Cuál fue el porcentaje de objetores fiscales en la anterior campaña de la renta?
- ¿Temen que haya más objeción fiscal en esta campaña debido a que los contribuyentes puedan expresar así su oposición contra el uso que el Ejército está dando a nuestro dinero en la guerra de Irak?
- Señor Zárate: ¿ha tenido usted la oportunidad de hablar con su compañero en el gobierno foral Alfredo Marco Tabar, después de que este asistiese a un acto público en contra de la guerra de Irak?

Este fue uno de esos casos en que las preguntas son mucho mejores que las respuestas. Titubeantes, Zárate y Barrasa se dedicaron a echar balones fuera. No se lo esperaban… Ángel Barrasa se dedicó, eso sí, a explicarme las diferencias entre objeción fiscal y objeción de conciencia. Le expliqué que las conocía ya que yo mismo había sido objetor de conciencia…
A las doce del mediodía del 4 de abril de 2003, el jefe de informativos de la televisión pública donde trabajaba y aún trabajo me llamó para decirme que el director del centro territorial en Euskadi se iba a desplazar desde Bilbao para reunirse conmigo en la corresponsalía de Vitoria. “Genial”, respondí. Pensé que tenía que ver con las preguntas que había hecho en la rueda de prensa de Juan Antonio Zárate y también con las que le había formulado al entonces alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, sobre el mismo tema de la guerra de Irak. Me equivoqué… Por lo que sé, en el Ayuntamiento nadie se quejó de que un periodista cumpliese con su deber de preguntar…
Mi director utilizó en todo momento un tono conciliador para lanzar mensajes como éste: “Cuando das cariño, te dan cariño… Si das odio… Yo podía venir aquí a decirte esto, esto, esto y esto, pero aquí me ves en un tono dialogante…” Añadió que abajo, en el coche, tenía la cinta de vídeo de la rueda de prensa de Zárate que le habían facilitado desde la Diputación, me repitió textualmente algunas de mis preguntas y me recriminó porque decía que en mi indumentaria aparecía una pegatina con el lema “NO A LA GUERRA”, que iba en contra de una circular interna que distribuyó la dirección de la televisión pública en la que trabajo para evitar que el personal llevase dichas pegatinas en actos públicos mientras trabajaban. Sólo tuve que corregirle en uno de sus datos: la pegatina no estaba sobre mi ropa sino adherida a mi agenda de trabajo, que estuvo encima de la mesa de la sala de prensa de la Diputación Foral de Álava. Después, mi director me habló sobre mi grado de satisfacción en mi trabajo… En un momento dado, me pidió colaboración y yo lo prometí obediencia. Después, hizo algunos comentarios sobre los buenos resultados que sacaría el PP en las elecciones municipales y forales que se avecinaban. Añadió que, en aquel momento, en el mundo había unos 30 conflictos armados. Repuse que España sólo apoyaba uno. Antes de irse de la corresponsalía, le prometí que algún día le dedicaría uno de mis cuentos. Ya lo tengo escrito, pero aún no se lo he entregado. Todo se andará…
Javier de Andrés Guerra, periodista censor… El tiempo nos dio la razón a quienes clamábamos contra aquel conflicto armado injusto al que nos condujeron las mentiras de Bush avaladas por Aznar. En 2003 y ahora decíamos y seguimos diciendo No a la Guerra y Sí a la Verdad.
Salud y suerte en tu nuevo cargo, Javier…

5 comentarios:

Bruno Pekín dijo...

Más preguntas. ¿De qué televisión pública se trata?¿Qué duele más:la actitud del tal Javier de Andrés o la del jefe de informativos?¿A quién de los dos está dedicado ese cuento?¿el que obedece no colabora?(y no seré yo quien tire la primera piedra, pero ¿inocentes?)

Juan Pan dijo...

Hola. Se trata de LA TELEVISIÓN PÚBLICA POR ANTONOMASIA, pero jamás citaré el nombre comercial registrado de la empresa que aún me paga. Duele mucho más la actitud del director y el jefe de informativos, que miraban para otro lado sonriendo mientras el poder político hacía de las suyas contra la libertad de prensa. Te sugiero que busques la entrada de febrero titulada "MANIPULACIÓN INFORMATIVA, DAÑO COLATERAL DEL TERRORISMO". Por supuesto que el que obedece colabora, pero sobre malas conciencias también escribo cuentos. Yo no soy inocente de nada, pero soy culpable de decir siempre la verdad. Urdaci jamás manipuló mi nombre. Uy ya te he dado la pista definitiva... Salud, Suerte y Tercera República.

Bruno Pekín dijo...

Gracias por la sinceridad. Tienes un blog valiente, pienso.

valnera dijo...

Bien y ¿qué pasa ahora con la de Libia y las preguntas correspondientes a PNV, PP, PSOE y demás que han votado sí a la participación de España en esa guerra? Me parece genial que intervinieras de esa forma, la pena es que ahora la OF en Álava no la promueve nadie, no debe ser fácil hacerla operativa ni visible. Este año casi la hago (pero me temo que en solitario). Si te animas a relanzarla hablamos. Celia Muro.

Juan Pan dijo...

Gracias, Bruno. Si te gusta, compártelo.
Valnera: ¿Crees que las guerras de Irak y de Libia se parecen en algo? Creo que sólo en la codicia que despiertan en el mal llamado "Mundo Libre" sus riquísimos pozos de petróleo y gas. Sin embargo, no me he sentido mentido por el triste gobierno de ZP al explicar las razones de nuestra intervención. Tras ella, los aviones de Gaddafi dejaron de bombardear a la población civil. Lo lamentable es que tanto Sadam como Gaddafi dejaron de ser "nuestro hijo de puta" de la noche a la mañana para convertirse en sátrapas asesinables. El mundo es una mierda pinchada en un palo. ¿Relanzar? No me quedan muchas ganas de relanzar ningún movimiento rebelde. Con describir lo que veo, me conformo. Y soy consciente de la omnipresencia de mis prejuicios. Cada día los reconozco mejor, pero no dejan de tamizar todo aquello que escribo...