Páginas vistas en total

martes, 15 de noviembre de 2011

AMAIUR: LA TEORÍA DE LOS REBAÑOS


El sábado 12 de noviembre de 2011 hice “mi primer velódromo de Anoeta” como periodista. En 27 años de profesión en Euskizofrenia jamás había tenido la ocasión de ver en directo un MACROMITIN de HB y sus sucesores en San Sebastián. ¡Experiencia única, ahora que Rubalcaba ha inventado los MICROMÍTINES!
Esta misma mañana he sacado del buzón de mi casa un sobre con propaganda de Amaiur. Dicen que hay que votarles para tender puentes, pero que nadie se equivoque. Amaiur quiere seguir tendiendo puentes sólo entre los independentistas, no hacia el resto de la sociedad. Antes, HB viajaba sola en una vieja caravana. Ahora, Amaiur es un tren con vagones a los que se van enganchando otros partidos: dos que estaban a punto de desaparecer (Eusko Alkartasuna y Alternatiba) y otro llamado Aralar que descubrió hace tiempo que ETA no es la panacea. El mensaje de los herederos de HB sigue siendo el mismo que hace 30 años pero con una sola salvedad. Han interiorizado una de las lecciones de Epi y Blas: “Asesinar al que piensa distinto está mal… muy mal”.
En Euskizofrenia, el mundo radical abertzale tiene otros payasos: se llaman Pirritx eta Porrotx. Se hicieron famosos hace una década cuando en su otro oficio de concejales de Euskal Herritarrok se negaron a condenar el asesinato por ETA de Froilán Elexpe, concejal socialista de Lasarte. Después, sus narices de payaso colaboraron en un vídeo contra la dispersión de presos de ETA. En el mundo batasúnico, los niños y las niñas tienen que aprender desde la tierna infancia quienes son los buenos y los malos.

En Anoeta, el sábado 12 no hubo número de payasos. Eso que nos perdimos. Casi dos horas duró el mitin fiesta. El velódromo de Anoeta no se llenó hasta la bandera como sostienen los organizadores y sus palmeros. Sin embargo, fue sin ninguna duda el acto más impresionante de la Campaña Electoral en Euskizofrenia. 13.500 personas unidas en torno a una idea en un pabellón con capacidad para 15.000. Para llegar a Anoeta, había que sortear innumerables voluntarios que recogían donativos a cambio de propaganda de Amaiur. Las bolsas sonaban y la gente apoquinaba a tutiplén. Yo no compré nada. Nadie me lo reprochó. Triunfo número 1.
Había que estar en la puerta de entrada para prensa antes de las 4 y media de la tarde. Ahí empezó la OPERACIÓN ARTZAIN EGUNA (célebre día del pastor vasco). Las decenas de periodistas que atendimos el acto fuimos concentrados dentro de un redil montado en los bajos del velódromo sobre una pista de atletismo. Allí estuvimos esperando media hora. Rafa Larreina (Eusko Alkartasuna) se apiadó de nosotros y charló con la peña hasta que un organizador le dio la orden de abandonar el redil de KAZETARIAK (periodistas).
En la Teoría de los Rebaños acuñada por Aitor Totoricagüena (“Artzain eta Ertzain”, editorial Arte Activo, 1996) se asegura que para mezclar dos grupos de ovejas hay que mantener aislado a uno de los rebaños durante un tiempo variable antes de soltarlo sobre la pradera. Cada uno de los profesionales de la comunicación recibimos nuestra TXARTELA (tarjeta) identificativa con dos palabras: “KAZETARIAK. AMAIUR”.
A las cinco en punto de la tarde, un organizador con alma de pastor no dijo a gritos qué se esperaba de nosotros. Cada una de sus frases en euskera era rematada por un conminativo “¿De acuerdo?”. A ninguna oveja se le ocurrió poner ni un solo pero. Guiados por ellos, fuimos depositados en dos recintos vallados. Uno para televisiones y otro para prensa escrita y radios. Los fotógrafos podían campar a sus anchas por todo el velódromo. A las cinco y media empezó el espectáculo. Duró 116 minutos. Una pasada. Emocionante para el público, interminable para los trabajadores que cubríamos el evento. Como todos los mítines…
Sociológicamente, una de las señas de identidad de los actos políticos de la izquierda abertzale radical es la numerosa presencia de niños entre el público. Bien es cierto que nada de lo que los chavales escucharon en Anoeta tendría que haber llevado los dos rombos. Sólo se gritó: “Independentzia”, “Euskal Presoak Etxera” (presos vascos a casa) y “Jo ta ke, irabazi arte” (dale que te pego hasta la victoria).
Mis hijos han sabido de política de la misma forma que han mamado: a demanda. Cuando tienen una duda se la intentamos resolver en la cocina. Un buen día, mi hijo me preguntó si nosotros éramos españoles. Tenía unos 8 años. Aquella fue la primera vez que se habló del supuesto conflicto vasco en casa. Los niños que acuden a mítines como el de Anoeta no tienen ninguna duda.
Y ahora, hablemos de contenidos y programa político. Decía el socarrón y simpático Iñaki Antigüedad (me habría gustado ser alumno de un profesor tan inteligente e irónico como él) que se meten con Amaiur por lo reducido de su programa. Es lógico que sea corto. Poner de acuerdo en las mismas ideas a un hombre del Opus Dei como Rafa Larreina y a cualquier familiar de un preso de ETA debe ser complejo. El programa electoral de Amaiur se resume así:

- Unidad de los independentistas.
- Negociar con Madrid para alcanzar un solución democrática del conflicto, la paz y la normalización (curiosa palabra esta que vale para todo y nadie sabe lo que es)
- Soberanía de 4 de las 7 provincias vascas. No hablan de Francia. Se conforman con citar a Navarra junto a los tres territorios históricos de la Comunidad Autónoma Vasca. Se le ha dado escasa importancia a esta renuncia.
- Búsqueda de otro modelo social que impida los recortes de los derechos laborales.

En resumidas cuentas, Amaiur pide la independencia y la solución del problema de los presos de ETA. Vale.
Lo peor de todo el mitin es que una y otra vez Anje Duhalde salía al escenario entre discurso y discurso para soltar una canción. Empezó con Bakezaleak (Pacificadores), título del disco que me permitió realizarle una de las distintas entrevistas que le hice en su día en una radio española. Seguro que a las juventudes del partido les habría gustado un poco más de marcha.
A mí también. El momento culminante en materia escenográfica llegó cuando desfilaron cientos de banderas de Amaiur por el velódromo. Tampoco hay que despreciar otro “momento Boris”: todos los cargos públicos de Bildu, EA, Aralar y Alternatiba se subieron al estrado para demostrar el poder político que ya tienen en Euskizofrenia. ¡Para echarse a temblar! Ya lo dijo Iñaki Antigüedad: “!A Ajuria Enea. A quitar a ese Okupa. A por ese Parlamento Transgénico!”. Se puede decir más alto pero no más claro. El siguiente objetivo es ganar las elecciones vascas de 2013. No se puede descartar que lo consigan.
Y para terminar, un homenaje a tantos y tantos periodistas que han acudido a las convocatorias de HB y sus herederos por todo Euskizofrenia en las últimas décadas. También a aquellos que fueron asesinados por escribir lo que les dio la gana. Y a los que salvaron el pellejo por milímetros. Y a los que se tuvieron que exiliar… Gracias también a ellos estamos donde estamos…
Esos periodistas son los que te cuentan lo que pasaba en Anoeta en los viejos tiempos, cuando el rebaño de kazetariak era conducido bajo la supervisión de un pastor a los bajos del pabellón para que no pudiesen ver, fotografiar ni grabar la quema de banderas españolas o la arenga de un etarra. En las casi dos horas de mitin, sólo dos veces se metió Iñaki Antigüedad con las manías manipuladoras de los periodistas. Espero, sin embargo, que este artículo te guste, Iñaki. Lo he escrito tratando de usar ese sentido del humor que tanto empleas.
Y que decidan las únicas que serán soberanas el domingo: las urnas.

1 comentario:

Storytelling dijo...

palabras que nos hacen pensar haber vivido el mítin; ahora, a toda España le interesa Amaiur.