Páginas vistas en total

miércoles, 30 de noviembre de 2011

EDUARDO URIARTE, GOIAN BEGO!

El 30 de Noviembre de 2011 murió Eduardo Uriarte. Telenorte queda huérfana de uno de los mejores... Maestro del Periodismo de Calle, convertía en oro cada noticia que contaba. Él no sabía esconderse tras la palabrería, eufemismos, tecnicismos y tonterías de tantos empingorotados redactores de mesa. Lo suyo era el lenguaje de la calle, ese que llega a cualquiera. Su vozarrón se ha silenciado, pero me quedan los recuerdos de su inmenso sentido del humor, del que disfruté durante décadas como telespectador y en los últimos 13 años como compañero. Esta foto que abre esta entrada se la sacó con su móvil un buen compañero y amigo de Eduardo. Le fotografió antes de que se jubilara porque se lo pidió una oficina de prensa que quería darle una sopresa antes de que colgara el micro. Alguna milonga le debió contar pero el caso es que posó y enseguida salió disparado diciendo: "Bueno gordito, ya me contarás qué vas a perpetrar con eso..." Dudi se ha ido, pero su hermana Mari Carmen ya se ha encargado de que no le falte un paquete de tabaco y un mechero. Alguien ha sugerido también que le pongan unos crucigramas para llevarse consigo en la singladura de la Barca de Caronte. Le encantaban los crucigramas... Sobre todo los de ABC... "Gordito, guárdame el crucigrama de ABC", encargaba siempre antes de irse de vacaciones. Este buen amigo y compañero suyo recuerda que cada vez que abandonaba la redacción saludaba con un ritual "!Que os dean! No os voy a echar de menos..." Nosotros sí que te extrañaremos.

He aquí el Homenaje Póstumo ofrecido por Telenorte el 1 de diciembre de 2011. Quienes lo hicieron con borbotones de cariño derramaron lágrimas liberadoras al volver a ver y escuchar a Eduardo en el archivo de TVE en el País Vasco. Buscad el minuto 23 de este link... !Va por tí, Dudi!

Desde California, Igor, sobrino de Eduardo, nos deja unas emocionantes palabras de recuerdo a su tío en un blog titulado "Euskalduna in California":

Reportero de la vieja escuela, tocaba todos los palos del Periodismo. En cualquier asunto (Política, Cultura, Sociedad o Deportes) fue capaz de traducirle a mi madre o a tu abuela aquello que tenía que saber de una noticia. También se vio obligado a contar en primera persona muchas tragedias de esas que desangraban Nuestra Tierra Vasca

El anterior link contiene una información de TVE de 1977, durante los años de plomo, en los que el aplomo del Gran Dudi resolvía con maestría y templanza el deber de contar uno de los cientos de asesinatos de ETA de aquella oscura época de la historia de Euskizofrenia.

Eduardo Uriarte dejó un imborrable recuerdo en todos los compañeros de Telenorte que tuvimos la suerte de trabajar con él. Sus comentarios chocarreros eran la guindilla de cualquier espera de periodistas (y bien se sabe que nuestro oficio, muchas veces, consiste básicamente, en esperar…) Sus palabras eran dardos que se clavaban en la realidad para ponerle sarcasmo e ironía. “Ojalá llegues a la edad que aparentas” –solía decir. Pero cada uno de los que le conocimos seguro que se ha quedado con una frase, un detalle o una sonrisa o palmada de apoyo de este hombretón que se comía la vida a bocados y contagiaba su buen humor a todo aquel que se dejase… Lector, si tú le trataste, te invito a dejar tu recuerdo de él en "COMENTARIOS". Su sobrino Íñigo ya lo ha hecho...

Te has ido con 66 años, Eduardo. Tu cerebro nunca alcanzó la edad que aparentabas. Siempre tuviste las ganas de vivir de un chiquillo. ¿Por qué os vais primero los mejores? GOIAN BEGO! El 2 de Diciembre, en Mundaka (BIZKAIA) le dimos nuestro último GERO ARTE!

Dudi: dile a San Pedro que te deje el micro, que nos tienes que mandar un reportaje sobre el precio que tienen los percebes y las alubias de Tolosa, allá en el cielo.

11 comentarios:

gazte dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
gazte dijo...

Osaba, todavía no me lo creo. Nos has dejado solos y con un vacío imposible de llenar.

Sabes que eras de los mejores y por eso te fuiste verdad? Que injusta es la vida, todavía te quedaba una vida que vivir.

Sólo puedo decirte que en casa siempre te recordaremos y que siempre te querremos.

Osaba, te hecho mucho mucho de menos.
Inoiz ez zaitut ahaztuko.
Geroarte Osaba.

Goian bego.

Iñigo Barreña Uriarte

Juan Pan dijo...

Iñigo: Somos legión los compañeros, amigos y admiradores del trabajo y de la personalidad íntegra y ejemplar de tu osaba Eduardo. Sin embargo, no podemos comparar nuestro sufrimiento con el tuyo. Sabemos de la fortísima vinculación que tenía con vuestra familia. Yo no tengo remedios contra el dolor. El duelo hay que pasarlo. Hay que llorar, hay que descargar emociones, hay que convertir en lágrimas tanto cariño que se queda huérfano… Yo me quedé sin padre hace 15 años y hace 3 se nos murió un hombre entrañable al que siempre llamé mi hermano mayor: mi cuñado Sergio. Para dar consuelo a mi hermana Ana, cree un blog donde volcamos todos los recuerdos, sentimientos y fotos del difunto. Aún lo refrescamos cada aniversario, o cuando nos juntamos los de la cuadrilla de la que él formaba parte. No te conozco, Iñigo, pero te envidio. Envidio todos los días de tu vida que has pasado con tu osaba Eduardo. Goian bego! En Vitoria tienes un amigo. Si lo necesitas, silba… ideasanonimas@gmail.com

ARANTZA dijo...

La mayoría de la gente te recuerda de la televisión. Yo tuve la suerte de trabajar contigo antes, en la radio, en radio popular, donde cada día nos dabas - sin quererlo - lecciones de auténtico periodismo.
Sincero, directo, alejado de eufemismos. Hábil para decir en aquel final del franquismo lo que parecía aún vetado. Tímido, de risa fácil, fuiste un maestro del periodismo y de radio para mí.
Luego compartimos redacción en TVE País Vasco. Seguías siendo un fenomenal profesional, seguías riendo abiertamente. La prejubilación te dió el descanso en un momento difícil para el periodismo de calidad. Nunca te olvidaré. Gracias por todo.
Goian bego
Arantza

Millaraly dijo...

Aupa Iñigo. Lagunak zurekin gaude. Animo asko!

guillermo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Pan dijo...

Ni su sobrino Igor ni yo hemos podido estar en Mundaka. Igor llora desde California la muerte de su tío. Llorar... Hay que llorar hasta que no haya lágrimas. Todas las merecía el Gran Dudi. A mí me ha tocado currar y no he podido ver lo que seguro ha sido un torrente de solidaridad y afecto hacia Eduardo. Igor y yo nos consolamos pensando que recordar al que se ha ido es siempre un homenaje. Por él podemos encender un pitillo, tomar un pote o rellenar el crucigrama del ABC hasta la última definición. Y si la última definición es muy difícil, el Gran Dudi nos soplará la solución desde allá donde esté...

guillermo dijo...

Vuestra admiración desde el dolor hacia vuestro tío Eduardo sólo es comparable a la que él tenía por vosotros...
se le iluminaba la mirada cuando hablaba de vosotros, ... se le caía la "baba"...
Ánimo chavales...
Guillermo

Unai dijo...

Gracias a todos por los comentarios, no paro de emocionarme cada vez que os leo.
Nunca te olvidaré osaba, siempre estarás en mi corazón.
Te quiero.
Unai

Juan Pan dijo...

Mucha, mucha gente anoche en Mundaka, como no podría ser de
otra manera, que diría uno que yo me sé. Viejos amigos y compañeros de
Herri Irratia, Radio Euskadi, la SER, RNE... También de TVE, ETB... Perdón no mencionar a todos los colegas que se reunieron en su memoria. No faltaron las risas recordando las mil y una salidas ocurrentes de Eduardo... Tal y como a él le habría gustado. Ya que él no lo puede decir, lo digo yo: "QUE OS DEAN".

Juan Pan dijo...

Me atrevo a publicar aquí un hermoso comentario de un sobrino del Gran Dudi...

"Kaixo. Soy Íñigo, uno de los sobrinos de Osaba Eduardo. Así era conocido en casa. Viví cada uno de mis 29 años con él, tanto en Deusto como en Mundaka. Ahora me doy cuenta de que más que un Osaba era como un Aita para mí. Pasé sus últimas horas con él. Las últimas semanas le notaba cansado y había perdido ese gran apetito aunque no había perdido las ganas de vivir. Todos los días, después de cenar, nos fumábamos el cigarro juntos en la sala mientras compartíamos cenicero. Sus últimos meses han sido los meses más bonitos que he vivido con él, no tengo ninguna duda. Él estaba muy cariñoso y yo le animaba a que escribiera un libro porque tenía un montón de historias y un montón de vivencias. Recuerdo esa sonrisa que se le ponía cuando se lo decía. Él me decía que de muchas cosas no se acordaba, pero sé que le hacía un montón de ilusión que yo le animase con su libro. Me encantaba que Osaba me contase sus vivencias, me gustaba escucharle, era un hombre culto, campechano, sincero, aunque tenía poca paciencia, como todos nosotros. Será de familia, supongo.Recuerdo cómo les llamaba idiotas a los que fallaban juegos de palabras fáciles en los concursos de Televisión. Cómo nos reíamos en casa... Él me preguntaba sobre el trabajo, sobre el carné que estoy sacando y que había suspendido, y como Osaba me repetía que era una pena... que la próxima vez sería. Yo le preguntaba qué tal estaba. Siempre fue muy cariñoso conmigo y yo con él. El último día fué con ama a Basurto a hacer unas pruebas, la última noche le dije que todavía le quedaba un montón por vivir. Nunca pensé que se fuera tan rápido.

No hago más que emocionarme cuando leo vuestros comentarios sobre mi Osaba. Eskerrik asko a todos. Faltan botako zaitugu. Maite zaitut Osaba maitia."

Gracias, Íñigo, por recordarnos a todos y a todas que hay algo más importante que el trabajo, el dinero y nuestros absurdos problemas... Las personas somos mucho más importantes. Nos pasamos la vida resolviendo casos urgentes y los importantes no los sacamos nunca del cajón... La muerte no sirve para nada... Es una mierda... Sin embargo, en estos momentos, al menos, podemos pararnos para pensar en qué demonios estamos malgastando nuestra vida... Salud y Suerte, AMIGO ÍÑIGO... Espero conocerte algún día y darte un abrazo...

José Manuel Cámara