Páginas vistas en total

viernes, 2 de diciembre de 2011

PING PONG CON 500 ABORTOS RIOJANOS

Partida de ping-pong entre Euskizofrenia y La Rioja por un “quítame allá esos enfermos, que me ensucian el Hospital y atenderlos me sale muy caro”. Más o menos, eso ha dicho el impresentable presidente riojano, que no quiere ver ni en pintura a ningún paciente vasco. Ha prohibido que por su Hospital de San Pedro de Logroño pase ni uno solo de los ciudadanos de Rioja Alavesa que hasta setiembre acudían para ser atendidos por ciertos especialistas. Para que se den cuenta de la salvajada de la decisión de Pedro Sanz, un dato: de Oyón a Logroño hay 5 kilómetros que se pueden hacer en 10 minutos. A Vitoria hay 58 kilómetros, pasando por puertos de montaña que hacen que el viaje se eternice hasta una hora y cuarto.
Dicen que Pedro Sanz es un demócrata. Al fin y al cabo, Franco descubrió la democracia orgánica. Sanz ha descubierto la Democracia a la Riojana. Se coge un kilo de patatas, se ponen a hervir y como no tenemos chorizos para echar, añadimos unos cuantos enfermos que se apelliden Gerrikagoitia o López de Maturana. Se añaden unos pimientos rojos y ya está: Democracia a la Riojana. Como las Patatas a la Riojana, pero con tropiezos de oreja, nariz, oído y piel de vasco. Rico rico y con fundamento…
En la partida de ping-pong sanitario entre Sanz y el Lehendakari, ayer presenciamos un golpe de volea impresionante por parte de Patxi López. Sobre la mesa de ping-pong se juega con 500 nuevas pelotas: el medio millar de riojanas que no abortan en esa comunidad porque no les dejan y tienen que venir a Euskizofrenia para poder interrumpir su embarazo. El convenio que intentaba imponer Pedro Sanz para volver a atender a los pacientes vascos en Logroño exigía la práctica de 500 abortos cada año en Osakidetza. Ya ven cómo se ha puesto la Política del Recorte. Todo vale… Si hace falta sacar al terreno de juego a 500 nonatos, se les saca… Lo importante es ganar la partida y ahorrar dinero del contribuyente.Como en tiempos de Franco, a las familias bien de Hpania no les gusta que sus hijas aborten con el ginecólogo con el que papá queda para tomar vinos. En la dictadura, las chicas bien se iban a Londres. Ahora, gracias a la democracia, todas las chicas de La Rioja (las buenas del PP y las malas de todos los demás partidos) se ven obligadas a irse a Osakidetza. Vete y cuéntaselo al Doctor Agirregomezkorta, que a mí tú no me avergüenzas en mi barrio.
Así, Pedro Sanz puede ir tranquilo a misa y el cura le puede dar de H… Quiero decir que así puede comulgar en la Paz de Su Señor Jesucristo.
Ayer me atreví a decirle al Lehendakari Patxi que tal vez se había pasado de frenada pegándole un voleón a las 500 abortistas riojanas que vienen cada año a Eskizofrenia. Tal vez… Le pregunté si un Caballero Andante como él no tenía escuderos para bajar al fango, y remangarse los pantalones. Parece que no…

No hay comentarios: