Páginas vistas en total

jueves, 26 de abril de 2012

EL REY MELCHOR GIL, RODOLFO EL DE LA PORRA, LA MOCHILA DE GERENABARRENA Y LOS CALAMARES DE MAROTO.

     Euskizofrenia busca político digno capaz de dimitir ante un gravísimo error y que no utilice la táctica del calamar para esconder la realidad tras una emisión de tinta.
     En mi cuadrilla llamamos Melchores a los billetes de 500. El cuñado del lehendakari Patxi López y vicesecretario general de los socialistas vizcaínos saltó de una vivienda de protección oficial a un chalé en pocos años. A eso se le llama hacer carrera política. Lo que no saben aún los ciudadanos es de dónde saco más de 400.000 euros que ahorró entre 2005 y 2009. En billetes de 500 pagó entonces su casa en Castro Urdiales (Cantabria), que le costó más de 800.000 euros. Como se creen que los contribuyentes somos tontos, el PSE dispara tinta de calamar contra la Hacienda de Vizcaya porque alguien filtró la información a la prensa… Yo estoy seguro que el de los melchores es inocente… ¿Cómo puede habernos estafado el hermano de Begoña Gil, la esposa de Patxi López? El Lehendakari ya ha dicho que eso es un error y Santas Pascuas. El PSOE seguirá luchando contra el fraude si lo comete un inmigrante, un parado, un perroflauta o un hincha del Athletic que pasaba por allí… Descanse en paz Iñigo Cabacas…


       Rodolfo el de la porra cree que nos chupamos el dedo. El PPSOE acaba de conseguir que la comisión de Interior del Parlamento Vasco esconda todo lo posible de la atención mediática la comparecencia de la familia del segundo ciudadano vasco que ha sufrido heridas graves en las últimas semanas a consecuencia de lanzamientos de pelotas de goma por parte de la Ertzaintza. Iñigo Cabacas no puede contarlo. Xuban Nafarrate sí. Él se sigue recuperando de las gravísimas heridas que sufrió en Vitoria durante la huelga general del 29 de Marzo. Su padre, Joseba Nafarrate, ha sido invitado a declarar en el Parlamento Vasco. El PPSOE utiliza de nuevo la táctica del calamar al permitirle hablar un par de horas antes de que el Athletic de Bilbao dispute la final de la Europa League en Bucarest.  Se creen que Euskizofrenia no estará atenta a lo que pase en esa comisión de Interior. Se creen que los más de dos millones de ciudadanos vascos no se informarán al día siguiente de lo que ocurra en el Parlamento. Piensan que somos tontos, una vez más… Xuban Nafarrate cayó fulminado al suelo tras un disparo de escopeta de un ertzaina. Lo veremos el 9 de mayo, a partir de las seis y cuarto de la tarde en Vitoria, en la Sala de Comisiones del Parlamento Vasco. Habrá vídeos, esos mismos que echamos en falta cuando el consejero de Interior Rodolfo Ares trató de explicar cómo murió Iñigo Cabacas en una carga de la Ertzaintza en Bilbao tras ver ganar al Athletic al Schalke 04 en San Mamés. Y que nadie piense que Iñigo Cabacas o Xuban Nafarrate eran peligrosos terroristas o perroflautas borrokas del entorno de ETA. No, Rodolfo, no.

       Estos pecados de nuestros políticos se reproducen en todos los partidos. A mayor cuota de poder, mayor grado de corrupción y mentira.
     Recordemos que el exjefe del PNV en Álava Iñaki Gerenabarrena no se ha ido de su poltrona hasta que no le han echado agua hirviendo sus propios compañeros de partido. Ser el hombre de la mochila en el escándalo del diputado foral Alfredo de Miguel no fue suficiente para dejar la política para que la hagan otros con algo más de dignidad.
      ¿Y del PP qué decimos? Yo vivo en Vitoria, territorio “popular” donde los haya. Los dos Javieres (Maroto y De Andrés) gobiernan con mano firme el Ayuntamiento de Vitoria y la Diputación de Álava. Esta misma semana ha venido una ministra de Fomento llamada Ana Pastor para recetarnos una aspirina contra el soterramiento del ferrocarril a su paso por Vitoria. Javier Maroto ha vuelto a usar la tinta de calamar para intentar hacernos creer que la llegada de la alta velocidad a Vitoria allá por 2016 es lo mismo que el soterramiento… ¡Y no, señor Maroto! Somos demasiado viejos para caer en la trampa. Mi compañero difunto Víctor Muñiz Vallés, el Gran VITÍN, recordaba siempre con socarronería los más de 30 años que costará enlazar con alta velocidad las tres capitales vascas si hay suerte y dinero. Ahora dicen que en 2016 la obra estará hecha. Del soterramiento en Vitoria se habla desde hace más una década. Pepinho Blanco, el Gran Capo del Socialismo Gallego, incluso firmó en 2010 un protocolo para hacer esa obra, que se financiaria gracias a la especulación que generaría la liberación de los terrenos que ahora ocupan las vías del tren a su paso por el centro de Vitoria. Ahora no es tiempo de apostar por otro BOOM inmobiliario. Del anterior es posible que no nos recuperemos nunca. A la ministra Ana Pastor no le gustó que yo utilizase el término especulación durante la brevísima rueda de prensa que concedió en el Ayuntamiento de Vitoria. Ella lo llama “retorno”… El eterno retorno al mundo feliz del calamar y los melchores…

No hay comentarios: