Páginas vistas en total

lunes, 16 de abril de 2012

LECCIONES DE PAPÁ

Ahí los tienes, retozando en el agua... Menos mal que no me apellido Borbón, que si no me estarían entrando unas ganas tremendas de pegarles cuatro tiros... Mi padre me dejó en herencia unos apellidos, pero sobre todo me legó unos principios. A mis 50 años es demasiado tarde para cambiarlos por otros. A esta edad uno ya sabe lo que va a ser de mayor y no puede disfrazar su forma de ser. Vivir a cuestas con la conciencia es, a veces, una carga pesada. En casa me enseñaron que hablar de política era peligroso. Mi padre aprendió esa lección durante la Guerra Civil. De mi abuela paterna heredé también un nombre, unos apellidos y una mala costumbre: decir lo que pienso. Mi padre se vio obligado en varias ocasiones a llevar a su madre el desayuno al calabozo del pueblo en el que les pilló la guerra en julio del 36. Entre los barrotes le colaba un recipiente con leche recién ordeñada. 25 años después a mí me tocó nacer en Madrid, donde mi padre era dependiente de comercio en una sastrería. Allí le encomendaron una elevada misión. Ninguno de los empleados de aquel establecimiento de la calle Preciados era capaz de entender a los soldados americanos de la Base Militar de Torrejón a los que les gustaba comprar camisas Ike (el nombre de pila de Eisenhower) y polos Lacoste (los de los cocodrilos que también les gusta cazar a los reyes). Los dueños de la tienda decidieron que mi padre estudiase inglés para entenderse con aquellos estadounidenses. Había que hacer caja y no se podía perder ni una venta por un malentendido. Papá se matriculó en horario nocturno. Cuando acababa su trabajo en la tienda, a las ocho de la tarde, se cruzaba en las escaleras de la Academia con otro alumno, rubio y de gran altura. Se llamaba Juan Carlos de Borbón y decían que acabaría siendo el Rey de España. Mi padre, el mismo que no quería que me metiese en líos de política, cuando contaba aquella anécdota firmaba un editorial en toda regla. Siempre decía lo mismo: "No te fastidia que yo tenía que ir a estudiar inglés después de trabajar de sol a sol, pagándome las clases de mi bolsillo y ése iba en horario de tarde y las clases se las pagábamos todos." Así le nace a uno la conciencia republicana... Gracias, papá.

No hay comentarios: