Páginas vistas en total

domingo, 3 de junio de 2012

ETA LEE EL MISMO LIBRO DE SIEMPRE


        Este blog llevaba 6 meses sin abordar el euskomonotema. Desde que ETA dijo que dejaba de asesinar, se acabó el conflicto vasco. Sólo quedan las rebabas: 635 presos terroristas que siguen en las cárceles. La solución de su problema está en sus manos y en su conciencia: deben demostrar que la sociedad ya no tiene por qué temerles. En su sordera, el Colectivo de Presos de ETA propuso el sábado en Gernika otra solución: amnistía y autodeterminación. Erre que erre.
        Mientras, da pena ver a Tasio Erkizia enfrascado en sus viejos fantasmas. Uno de los padres del invento del supuesto conflicto vasco sigue leyendo el mismo libro de siempre. Le hemos fotografiado en una terraza vitoriana disfrutando como un cosaco con la lectura de “El Mal Español” un libro de José Manuel Lechado que es la historia crítica de la derecha española. Sin embargo, a sus 68 años, este cura trabucaire continua anclado en sus viejas obsesiones: para él no hay español bueno, sea de derechas o de izquierdas. Hace dos años dijo que veía más razones que nunca para la lucha armada. Tal vez porque los españoles se multiplican y ETA dice que ya no va a matar ninguno más.
      En los últimos días hemos vuelto a asistir a la escenificación programada de un par de detenciones de etarras que han permitido a los ministros de Interior de Francia y España sacar pecho ante fotógrafos y periodistas. El domingo, 27 de mayo, eran detenidos en Caunas el jefe del aparato militar de ETA Oroitz Gurrutxaga y su ayudante Javier Aramburu. Llevaban pistolas y almacenaban explosivos. A Pernando Barrena no le parece mal que los etarras lleven armas “para su protección personal”. Patético. Al día siguiente de las detenciones, el 28 de mayor, Jorge Fernández Díaz y Manuel Valls, ministros de Interior de España y Francia, se reunieron para enseñarnos sus potentes bíceps y el fruto de su colaboración: los dos detenidos de ETA. Tal vez era también una forma de mostrar a los partidos que se reunieron un día después en la Ponencia de Paz y Convivencia del Parlamento Vasco que nadie necesita las verificaciones y diagnósticos de los mediadores del Grupo Internacional de Contacto. El martes, 29 de mayo, el uruguayo Alberto Spectorovsky intervino ante esa ponencia de la que estaban ausentes el Partido Popular y la izquierda abertzale. ¿Quién pagará todas las facturas que se acumulan sobre la mesa de Brian Currin, el jefe de ese Grupo Internacional de Contacto? Tal vez, con esto de la crisis, alguien responde de una vez a esta pregunta.
      De momento, la lista de inventos para poner punto final a la sangrienta historia de ETA continúa. PNV, PSE y Ezker Anitza incluso están dispuestos a montar un Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos que mezclará en la misma batidora (lo llaman "relato compartido") a las víctimas de ETA, de la Guerra Civil y de la Dictadura. Manolete ha quedado fuera… Tal vez porque el toro Islero no reivindicó su asesinato.
     COVITE, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo, acaba de sacar a la luz unos vídeos en los que pide que ese relato recuerde los 326 asesinatos de ETA que siguen sin resolver. En estos dos vídeos, Christian Matías Albizu y Carmen Borrajo, nieto e hija de sendos asesinados por esa banda armada siguen pidiendo justicia para sus muertos.