Páginas vistas en total

jueves, 14 de febrero de 2013

JUAN CARLOS ALONSO vs. TXARLI PRIETO

1982... Éramos tan jóvenes...
 “Un Secretario General que sea más Secretario que General”. Eso piden los renovadores del Socialismo Alavés. La frase es de Juan Carlos Alonso, el político que parece estar escribiendo la “Crónica de una Derrota Anunciada”. ¿O no?...  No, no se dan por vencidos los socialistas alaveses que intentan darle la vuelta como un calcetín al PSE. El Coronel Txarli Prieto no tiene quien le escriba y aspira a convertirse en General, sin despeinarse y sin abandonar el puesto de mando del socialismo alavés.
      La batalla será larga. Aunque los renovadores parten en desventaja, les respalda LA RAZÓN BIOLÓGICA. Detrás de Juan Carlos Alonso están los jóvenes que no están atados por el interés. Detrás de Juan Carlos Alonso están también los adultos que no temen el cambio dentro del partido que acuñó el Cambio en España, en 1982. Detrás de Juan Carlos Alonso están también los viejos que quieren ver reverdecer la esperanza de un nuevo PSE. 
Leturiondo, Marta Buesa,  Alonso e Iván Ruiz de Eguílaz
      ¿Por qué no se va Txarli Prieto si ha demostrado, fracaso tras fracaso, que con él el Socialismo Alavés se va a pique? Todo lo que ha tocado se ha hundido. Hizo naufragar la posibilidad de sentarse en la poltrona de la Diputación Foral de Álava presumiendo más de la cuenta y antes de lo debido, de los apoyos que supuestamente le iban a prestar partidos de izquierda que luego se rieron de él. Hizo naufragar al PSE en las últimas elecciones municipales, en las que pasó del primer puesto al cuarto. Ha convertido el PSE en Álava en un chiringuito de su propiedad. Es el típico representante de la corriente “¿Usted no sabe con quién está hablando?”. Nosotros sí que le conocemos. Hay que desnudar sus argumentos huecos de vendedor de alfombras. Eso es lo que quieren hacer Juan Carlos Alonso, Óscar Rodríguez, Ivan Ruiz de Eguílaz, Yolanda Vicente, Esozi Leturiondo y Marta Buesa, entre otros muchos…

UNA PERSONA, UN VOTO.
Txarli es el de la derecha...
     Parece justo que cada militante del PSE pudiese tener un voto para elegir a su Secretario General. Sería lo más normal del mundo, pero no ocurre en ese partido. En Álava hay unos 750 militantes. 600 de ellos están afiliados en Vitoria. Sin embargo, el peso de los afiliados del resto de la provincia es demasiado elevado según el criterio de proporcionalidad. Al Congreso del PSE de Álava que se celebra este fin de semana en Vitoria acudirán 92 delegados: 63 en representación de la capital y 29 del resto de la provincia. Si se utilizase el criterio proporcional, los vitorianos deberían llevar 74 delegados al Congreso y los del resto de la provincia, 18. Txarli Prieto mantiene atado el partido gracias al voto de las agrupaciones socialistas de los pueblos de Álava. En Vitoria ya no es el "Dueño y Señor del Partido".
      Algún día es posible que incluso podamos ver una votación en la que directamente cada afiliado pueda elegir a su líder sin intermediarios, representes ni delegados. Eso es democracia, pero no se lleva mucho por estos pagos.

VOTO JOVEN
       ¿Existe la renovación del socialismo que tanto predican los grandes mandamases del partido? Si echamos una ojeada a la foto de los jerifaltes del PSE elegidos en el último congreso celebrado en Bilbao, veremos a las mismas caras de cartón piedra de siempre: el sargento Rodolfo Ares, el exgeneral Patxi López, el teniente José Antonio Pastor, el capitán general prejubilado Jesús Eguiguren, etc… 
Rodolfo Ares, al mando de la ¿renovación?
       ¿Cómo debería renovarse un partido que se dice de izquierdas? Seguramente gracias al impulso de los jóvenes, esos mismos que tienen derecho a hablar pero no a votar dentro del PSE… ¿¿¿¿¿¿Qué no votan los jóvenes?????? No. ¿Por qué? Dicen que ellos mismos lo decidieron… ¿Para qué? Para no provocar su división en dos bandos y que tras cada cisma llegase la desbandada, la deserción del partido, la partición en bloques... Con esta absurda medida se anula la posibilidad de que las nuevas generaciones (con minúsculas) del PSE puedan influir en la renovación del partido de sus mayores. Ese partido no es de los jóvenes. Los jóvenes molestan… Suelen carecer de vergüenza y dicen lo que piensan sin pensar en la poltrona, la buena vida y la alta gastronomía… Sí, Txarli Prieto… Va por ti. Más información en mi blog. Alea jacta es...

2 comentarios:

Ivan Ruiz de Eguilaz Sosoaga dijo...

Buenas Jose. Hay una cuestión de fondo en lo que rodea a los "renovadores" que me parece fundamental explicar. Yo siempre he huido de la palabra renovadores en el sentido de que los calificativos siempre se los ponen a uno, lo explicaba muy bien berstein cuando defendía el socialismo democrático en una charla que dió en aquella época (ya hice referencia a ello en una asamblea)... La cuestión no es que haya personas que sean nuevas o personas que lleven tiempo (más o menos). El partido no está para perder a nadie que quiera aportar. La cuestión es la defensa de un modelo diferente, y por supuesto credibilidad en las personas que luego defiendan ese modelo. Y lo del modelo diferente lo tenemos más que acreditado, en el proceso en el que hemos trabajado, en los lugares donde hemos defendido propuestas diferentes, porque es allí donde se ha visto que si que hay dos modelos, y que nosotros estamos por uno distinto, mientras que los que están ahora defienden (votando) no cambiar esas cuestiones....

José Manuel Cámara Sáez dijo...

Gracias por tus palabras, Iván. Lo importante nunca son los adjetivos calificativos sino los sustantivos. Sin una buena base de sustantivos, ningún proyecto político puede llegar tan lejos como para merecer ningún adjetivo calificativo. Las etiquetas que usamos los periodistas para ordenar la realidad siempre son efímeras. Parten de la idea equivocada de que todos podemos encajar en una sola categoría. Debemos ser esclavos de la Teoría de los Conjuntos que ha hecho tanto daño a la Educación como el ministro Wert. Seáis churras o merinas, renovadores o críticos, creo que merecéis toda la suerte del mundo. Y gracias por citar a los clásicos: http://es.wikipedia.org/wiki/Eduard_Bernstein