Páginas vistas en total

lunes, 21 de octubre de 2013

DE HERRIRA A HARRIRA. QUE ANTTON HARRI RECIBA A INÉS DEL RÍO EN TAFALLA.

Aitzol Azurtza, "Antton Harri", en ropa de trabajo. 
¿Quién organizará los recibimientos a Inés del Río y el resto de etarras que quedarán en libertad tras el fallo de Estrasburgo? Herrira está en la picota desde hace 3 semanas tras la suspensión de sus actividades. En Tafalla, los amigos de Inés del Río no saben qué hacer. ¿Quién organiza el Ongi Etorrri? ¿Quién monta un escenario en la plaza del pueblo? ¿Quién se atreve a tocar la txalaparta, el txistu y el tamboril mientras la asesina de 23 personas llega en medio de los irrintzis y el flamear de ikurriñas? ¿Quién cogerá el micrófono para glosar las hazañas de la heroína navarra que se convirtió en una de las terroristas más sanguinarias de ETA encuadrada en el Comando Madrid?

      Los vascos siempre hemos destacado por nuestra capacidad de superación. ¡Hay que echarle
Inés del Río, 23 veces asesina y nunca arrepentida.
imaginación! Aitzol Azurtza es nuestro hombre. Hay que repatriar a este donostiarra de 39 años que acaba de dimitir como presidente de la Euskal Etxea de Nueva York tras un rifirrafe protocolario con el Lehendakari Urkullu. La democracia vasca le necesita. Aitzol es una consumada estrella del porno gay. Ha protagonizado una docena de películas bajo el seudónimo de Antton Harri (Antonio Piedra en castellano). Azurtza tiene registrada esta marca comercial. ¿Y Harrira? Bajo este nombre sólo encontramos en Google una peluquería de Barcelona. Hay que llegar a un acuerdo con ellos para montar “HARRIRA  Empresa de Recibimientos a Etarras”. Unas buenas dosis de sexo fantasioso y un nuevo corte de pelo fashion pueden acabar con la crueldad de la etarra Inés del Río y la dureza de su gesto facial. En esta tarea debe implicarse a fondo el Plan de Paz y Convivencia del Gobierno Vasco liderado por el exconcejal de Herri Batasuna Jonan Fernández. Éste debe convencer a Harri para que deje Nueva York y venga a Euskizofrenia a utilizar sus músculos y su sagrada piedra en aras de la Construcción Nacional. La normalización de la vida sexual de los vascos y las vascas de ETA les ayudaría a quitarse de la cabeza tendencias violentas y la fobia a todo lo español. 

No hay comentarios: