Páginas vistas en total

miércoles, 30 de julio de 2014

IVÁN RUIZ DE EGUÍLAZ, BIZNIETO DE EDUARDO NOGALES, EL QUE ABRÍA LAS PUERTAS.

Iván Ruiz de Eguílaz
Iván Ruiz de Eguílaz quiere renovar el PSE en Álava. ¿Cómo lo conseguirá sin tener ni un solo pariente en el partido? Gracias al ejemplo de su bisabuelo. Se llamaba Eduardo Nogales. En la foto de abajo aparece a la derecha, que también es la izquierda de Ramón Rubial, durante un homenaje que se brindó en Vitoria a los “cuatro militantes más veteranos del PSE-PSOE en Álava”. Los otros tres eran Carmen Barroso, Emilio Mena y Miguel Ángel Resa.
De su bisabuelo, Iván sabe cuatro cosas: que fue guardia de asalto de la República, que a su padre (el tatarabuelo) lo mataron y quemaron en la plaza de Mérida por repartir “El Socialista”. Después, les quitaron la casa. Eduardo Nogales tenía una hermana melliza que no aguantó aquel infierno y perdió la razón… A pesar de que su lucha tenía toda la razón que les otorgaba la legalidad vigente contra unos militares rebeldes alzados en armas contra el mismo pueblo que les pagaba el sueldo. El mejor amigo de Nogales también fue encarcelado con él, pero no resistió la vida en prisión y murió entre rejas. El bisabuelo de Iván Ruiz de Eguílaz acumuló dos condenas de muerte, llegó a ser sacado de la celda para ser fusilado, pero la última pena no se cumplió.
Eduardo Nogales, a la vera de Ramón Rubial.
      La familia de Eduardo Nogales conserva un papelito en el que escribió en diez líneas lo más destacado de su biografía: “1928. Pertenecí a la juventud y el año 1930 pasé al partido y cuando Franco fui condenado a pena de muerte y desde Mérida me llevaron a Orduña y a morir. Franco nos dieron libertad y desde entonces me quedé en Álava.”
Recuerdos de Eduardo Nogales, bisabuelo de Iván.
     Su biznieto ha reunido todos los recuerdos ciertos que la tradición oral familiar ha dejado en su memoria, ya que al morir Eduardo Nogales vaciaron su casa y desaparecieron la mayoría de sus pertenencias. Saben que también llegó a estar encarcelado en el centro de Vitoria y murió a comienzos de
los años 90. Tenía una costumbre muy peculiar: cuando recuperó la libertad, vivía con las puertas abiertas en su casa, incluso cuando dormía… Él, que había sufrido tanto por culpa de cerraduras infranqueables, era incapaz de cerrar una sola puerta en su domicilio. Eso mismo quiere hacer Iván Ruiz de Eguílaz, abrir todas las puertas y ventanas del viejo partido de su bisabuelo para que se ventile el aire estancado, para echar afuera las telarañas y convencer a los arácnidos, gusanos y parásitos que se terminó su tiempo como falsos líderes de cartón.
Encuentro con militantes veteranos. 22 de Julio de 2014.
     Para seguir escribiendo, he pinchado un viejo disco de Jarcha de la Transición: "Libertad sin Ira". Empieza así: “Dicen los viejos que en este país hubo una Guerra…” Con ellos se juntó Iván Ruiz de Eguílaz en su primer acto de campaña, el día que le enseñó al mundo la foto y la nota de su bisabuelo. Convocó en una terraza del Café Victoria a militantes históricos que no han abandonado el partido de su bisabuelo a
pesar de los vaivenes, de los corruptos y de los rasputines…  Le acompañaron unos cuantos: Esperanza Molina (25 años en el partido), José Rodríguez (31 años) Agustín Plaza (35 años de militancia en EE y PSOE), Julio Herrero (28 años), Paco Vacas (26), Ana Galparsolo (26), Candelas (29) y
Esperanza Molina.
Julián Lana (22)…. Ante esos dos siglos de militancia, Iván Ruiz de Eguílaz se comprometió a preservar la memoria del PSOE y reivindicar su papel histórico.
     Iván Ruiz de Eguílaz milita en un partido que, en Álava, se ha convertido en una empresa con un gerente capaz de ganar cualquier congreso como sea con tal de perpetuarse en el poder. Iván lo tiene crudo: si el secretario general Txarli Prieto necesita 500 votos para que venza su candidata Cristina González los comprará en las alcantarillas, afiliando a quien sea. Ya lo hizo en febrero de 2013. Lo conté en este blog, en una entrada titulada "Los 22 ángeles de Txarli"
       Pero de la boca de Iván Ruiz de Eguílaz no escucharás ni una sola palabra contra Txarli Prieto o Cristina González. Él ha venido mirando al futuro. Su trasero no ha estado sentado ni un minuto en ninguna poltrona, está vírgen de cargos públicos dentro o fuera del partido. Iván Ruiz de Eguílaz tiene una carrera universitaria y un trabajo. Cada vez que convoca un acto público en horario laboral, tiene que pedir permiso a su jefe y recuperar después el tiempo que le ha quitado a la empresa que le da de comer. Tal y como dice su perfil en Linkedin, es ingeniero.  Él sí, no como Patxi López que no pasó de primero de carrera, pese a lo que alguna biografía decía de él. Iván también espera acabar el Grado de Economía en la UNED el próximo año y no para de estudiar Inglés. Si en setiembre le eligen secretario general del PSE en Álava, le espera una misión hercúlea. Si no, seguirá currando en lo suyo…
Iván Ruiz de Eguílaz convocó a los periodistas en el Café VICTORIA...
Iván Ruiz de Eguílaz y su rival en las primarias, Cristina González, entraron en el quirófano periodístico de Iker Rioja Andueza, que les entrevistó a ambos en "El Mundo". El bisturí de Iker es certero. Así reflejó cómo es Iván,y cómo es Cristina.


1 comentario:

José Manuel Cámara Sáez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.