Páginas vistas en total

viernes, 25 de julio de 2014

¿RACISTA MAROTO? NO SÉ, PERO !QUÉ BANDERA!


Javier Maroto abraza a Karra Elejalde.
Lunes 14 de Julio: El PP vasco llama a maitines a cien cargos públicos en el Hotel Ciudad de Vitoria.
Aprietan las filas 10 meses antes de las elecciones locales. Iñaki Oyarzábal ordena poner la maquinaria a punto para tratar de evitar el hundimiento de las siglas populares en esos comicios. Allí estaban todos: los Javieres (Maroto y De Andrés), la presi Arantza Quiroga e incluso el Gran Visir Alflonso (Alfonso Alonso).

Martes 15 de Julio: Javier Maroto concede una entrevista a la Cadena Ser en la que Naiara López de Munain le pone las gomas y saca petróleo. El propio alcalde en su Muro Facebook explica dónde está la polémica:.a partir del minuto 15:30" de este enlace del programa "Hoy por Hoy Vitoria". El alcalde Maroto dijo que “algunas nacionalidades en nuestra ciudad viven principalmente de las ayudas sociales y no tienen ningún interés en trabajar o integrarse” y añadió que es “escandaloso” el caso de los ciudadanos de origen argelino y marroquí. La polémica estalla. La oposición municipal le llama pirómano social y racista. En su Muro Facebook, Maroto se modera: “El sistema de ayudas sociales debe ser revisado para mejorarse. Solidaridad, sí. Abuso, no” 

Miércoles 16 de Julio: aunque Maroto había anunciado que en Setiembre daría los datos que avalan su opinión, al día siguiente aparece en “El Correo” una estadística oportunamente filtrada según la cual “Marroquíes, argelinos y nigerianos son los que más acuden a los Servicios Sociales. El 58 por ciento de los magrebíes recibe algún tipo de atención municipal”. No hay dato que no se pueda pervertir. Maroto quiso confundir la Renta de Garantía de Ingresos con la atención que puede recibir en la ventanilla municipal de Servicios Sociales cualquier persona en apuros. La realidad es que el 60 por ciento del dinero público en concepto de Renta de Garantía de Ingresos que lo reciben los ciudadanos autóctonos. El alcalde vuelve a colgar en su Muro los datos y una entrevista que concedió a La Sexta en Madrid.

Viernes 18 de Julio: los concejales de la oposición del Ayuntamiento de Vitoria leen un comunicado dándole la espalda al alcalde en el centro del Salón de Plenos. Mientras, en el exterior, SOS Racismo convoca una concentración en la que se anuncia la presentación de una demanda en los tribunales contra Maroto por alentar la discriminación por motivos étnicos. En su Muro Facebook, el alcalde cuelga una “encuesta” (llamémoslo así) realizada por el diario “El Mundo” en la que se concluye que el 81 por ciento de los consultados cree que argelinos y marroquíes no quieren trabajar. El alcalde añade: “Agradezco todos los mensajes de apoyo que, en público o en privado, estoy recibiendo estos días. Lamento que todos los grupos de la oposición sigan obcecados en la crítica y no vean la realidad”.

Sábado 25 de Julio: A las diez menos diez de la mañana, el Jefe de Protocolo del Ayuntamiento de Vitoria iza una bandera de 37’5 metros cuadrados hasta lo alto de un mástil de 18 metros instalado frente a la Catedral Nueva de la ciudad. La factura asciende a 15.000 euros más IVA. El concurso de adjudicación lo ganó una empresa de Bilbao. Maroto quiso que la bandera se izase sin presencia de ningún político, a las 7 de la mañana. La hora de la izada se mantuvo en riguroso secreto para evitar que en plena festividad de Santiago (Día del Blusa en Vitoria) se produjese cualquier incidente… ¿Se acuerdan de la Guerra de las Banderas? Era la época en que las fiestas de Euskadi se teñían de broncas por culpa de los trapitos de colores que dicen que nos representan.
      Hace justo 3 meses, el 26 de abril, en San Sebastián se izó una enorme ikurriña durante un acto político de EH Bildu en el que al diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano, le dio un pampurrio. Casi se queda al pie del mástil... Para emociones fuertes, las que sienten nacionalistas como Maroto o Garitano cuando ven ondear una bandera... Pero los de Vitoria la tenemos más grande...  y más alta. La ikurriña donostiarra sólo mide 24 metros cuadrados de superficie y está colgada en lo alto de un mástil de 14 metros.
    Sin embargo, una vez más, Vitoria y San Sebastián actúan a rebufo de la capital más cosmopolita de Euskizofrenia: !BILBAO! El inefable (y ya difunto) Iñaki Azkuna, el alcalde más chirene que ha tenido la villa vizcaína y el consejero (de Sanidad) más divertido que ha tenido el Gobierno Vasco, les ganó por la mano a las otras capitales vascas. El binomio Bilbao-Azkuna fue pionero en la primavera de 2008 (!hace 6 años!) a la hora de demostrar que allí la tienen grande, muy grande... Iñaki Azkuna decidió colocar una bandera de Bilbao en la Plaza Ernesto Erkoreka, que fue alcalde de la villa al estallar la Guerra Civil y militaba en el partido de Manuel Azaña: Izquierda Republicana. Ahora sí... los de Bilbao no la tienen tan grande como los de Vitoria. Si la de Bilbao mide 7 x 5 metros cuadrados (35) la de Vitoria es de 7'5 por 5 (37'5). Menos mal que a los del botxo les queda el consuelo de tener el mástil más alto: 20 metros frente a los 18 de Vitoria y los 14 de San Sebastián. Las banderas son un sustituto de la testosterona para algunos. Cuando el patriotismo ha de demostrarse por las dimensiones de unos trapos, hay que ir a que te lo mire el médico... Sí, el paquete... Políticos de Euskizofrenia: MENOS BANDERAS Y MÁS VIAGRA.





No hay comentarios: