Páginas vistas en total

miércoles, 25 de febrero de 2015

26/2/2000: EL DÍA QUE EL PNV PERDIÓ ÁLAVA.

Urkullu, Garaikoetxea, Ardanza, Ibarretxe, Atutxa, Knörr, Jonan
Hace 15 años, el PNV decidió inundar Vitoria de vizcaínos y guipuzcoanos con una manifestación para respaldar al Lehendakari Ibarretxe. 4 días antes, ETA había asesinado al ertzaina Jorge Díez Elorza y a Fernando Buesa. El 24 de febrero de 2000, 70.000 vitorianos arroparon el féretro del dirigente socialista durante el cortejo fúnebre. Uno de cada tres gasteiztarras salieron a la calle. Cuando la marcha llegó a la Catedral Nueva se produjeron momentos de tensión. Al ver al Lehendakari Ibarretxe, sonaron gritos de "Fuera, Fuera" o "Ibarretxe Dimisión" por el Pacto de Lizarra que unió los destinos del PNV y Euskal Herritarrok (antigua HB). Tras el acto religioso, el Lehendakari huyó por una puerta lateral del templo. Se temía por su seguridad y él no
quería volver a oír cómo Vitoria expresaba su odio hacia él y los suyos. Ya de noche, hacia las 10, unas doscientas personas se concentraron frente al Palacio de Ajuria Enea para que Ibarretxe pudiese escuchar claramente sus gritos. "Ibarretxe Dimisión".
LA MANIFESTACIÓN CON LA QUE EL PNV PERDIÓ ÁLAVA
A las 4 de la tarde del sábado, 26 de febrero de 2000, había convocadas tres manifestaciones en Vitoria. Los socialistas, respaldados por una multitud de gasteiztarras de distinto color político, quisieron mostrar su duelo por el asesinato de Fernando Buesa y se concentraron en la Plaza de la Constitución. El PNV había organizado otra marcha distinta. Incluso hubo una tercera a la que se engancharon diversos colectivos alternativos. A mí me tocó cubrir la noticia desde la calle para TVE. Tenía que entrevistar manifestantes. Cuando llegué a la Plaza de la Constitución no podía creer lo que vi. Mientras los socialistas esperaban a que llegara la hora de marchar tras su pancarta hacia el centro de Vitoria, un cordón compuesto por decenas de ertzainas abrió paso a la Comitiva Oficial del PNV.
Xabier Arzalluz, recolector de nueces ensangrentadas...
"!MAQUETOS, FUERA DE NUESTRA TIERRA!"
Un militante de Juventudes Socialistas de Vitoria aún recuerda los insultos que recibieron de los afiliados del PNV llegados del resto de Euskadi: "Maquetos, fuera de nuestra tierra", "Iros a España a dar asco" o "Si tanto os gusta, id a Cádiz". Ver a Juan María Atutxa y compañía correr despavoridos detrás de los policías que les protegían para alejarse de los insultos que también recibieron y evitar así verse las caras con los socialistas fue todo un espectáculo. Atutxa, corriendo como una gallina. Las autoridades del PNV usaron a su policía como escudo frente a la respuesta popular de los vitorianos. A lo largo de todo el recorrido, los alaveses expresaron su indignación con todo tipo de insultos hacia aquellos políticos que habían traído en autobuses a decenas de miles de vizcaínos y guipuzcoanos como si aquella fuese la Fiesta del Partido, el Alderdi Eguna que siempre se celebra en Álava... Gorka Knörr, el cantante vitoriano afincado ahora en Barcelona, que entonces era secretario general de Eusko Alkartasuna recuerda así aquella jornada: "Fue desagradable". No en vano, Ibarretxe y sus Mariachis tuvieron que soportar todo tipo de insultos que les llegaban desde las aceras, desde los balcones... Vitoria no entendía aquel alarde de insensibilidad sólo 4 días después del asesinato de Buesa.
15 AÑOS SIN ALCALDE NACIONALISTA EN VITORIA
Hay que explicar que aquella misma semana había empezado una campaña electoral. ETA intervino
Ibarretxe.
en aquellos comicios como sólo sabía hacerlo: asesinando. Y el PNV se dejó seducir por el señuelo de Euskal Herritarrok (HB) con un Pacto, el de Lizarra, que se basaba en una tregua trampa. Los de siempre volvieron a poner la sangre y Arzalluz e Ibarretxe no desaprovecharon la ocasión para tratar de recoger las nueces que caían del nogal de la violencia. El experimento les salió rana: en los últimos 15 años, el PNV no ha vuelto a tocar pelo de poltrona en el Ayuntmiento de Vitoria, en manos del PP y del PSE, tras dos décadas con el nacionalista José Ángel Cuerda en la alcaldía. En la Diputación Foral de Álava podría haber ocurrido lo mismo, pero la necedad de Txarli Prieto le entregó el bastón de mando al nacionalista Xabier Agirre durante 4 años.
UN PLAN LOCO PARA RECONQUISTAR LA CABECERA DE LA MANIFA
Carmen Asiain, una socialista que tras disputar a Javier Rojo la secretaría general vacante acabó en los brazos del PP, convocó el día 25 a unos cuantos militantes de Juventudes Socialistas en la sede vitoriana del PSE. También había sindicalistas marchosos y un par de voluntarios que solían hacer las veces de "servicio de orden" en los mítines. Asiain tenía un plan para evitar que Ibarretxe utilizara la manifestación en su provecho, en detrimento de los socialistas. Consistía en romper a la fuerza el cordón de seguridad de la Ertzaintza, superar a los periodistas y apartar al Lehendakari y su gobierno de la cabecera de la marcha. Mediante un pasillo abierto entre policías y la prensa, había que hacer sitio a los representantes del PSE. Hay que entender este descabellado y surrealista plan teniendo en cuenta que a muchos vitorianos se les fue la pinza aquella semana. ¿Quién podía entender que se siguiera hablando de política y no de Derechos Humanos mientras un partido había sido descabezado por el hacha asesina de ETA? Cuando el escuadrón de Carmen Asiain vio el despliegue de los ejércitos del PNV desde la Plaza de la Constitución, cuando contemplaron atónitos que había miles y miles de jeltzales invadiendo Vitoria protegidos por la Policía del PNV todos decidieron olvidarse de aquel absurdo plan. Ni se mencionó ni se intentó.
ENFRENTAMIENTO CIVIL
Muchos creemos que aquel día la cordura de los alaveses evitó que naciera un AUTÉNTICO
22 de febrero de 2000.
 CONFLICTO VASCO en Euskadi. Se desató la locura, el caos, pero no se llegó a la violencia. Apenas hubo incidentes, sólo conatos de agresión, insultos y mucho odio cruzado por las calles de Vitoria. Hay quien relata que "aquello estuvo a punto de convertirse en el final de la convivencia y en el inicio de algo espantoso". Pero la sangre no llegó al río Zadorra. Otro socialista gasteiztarra que también prefiere ocultar su nombre asegura que aquellas chispas de tensión "podían haber prendido un fuego incontrolable, como ocurrió en la Plaza de Maidan de Ucrania, en la manifestación de 1992 en Sarajevo por la independencia de Bosnia, el propio 3 de Marzo de 1976 en Vitoria o el 14 de julio en la toma de la Bastilla parisina... Aquel 26 de febrero nos libramos por los pelos del enfrentamiento civil".

No hay comentarios: