Páginas vistas en total

sábado, 27 de octubre de 2018

EL RENCOR DE ANTONIO CASTILLO BRETÓN, EXDIRECTOR DE TVE-EUSKADI

Antonio Castillo. (Foto Twitter)
     Un tonto con Twitter es más peligroso que un chimpancé con dos pistolas. En los 34 años que llevo trabajando en RTVE he tenido directores de todos los colores, con predominio del rojo y el azul. Los ha habido buenos, malos y mediopensionistas. Uno tuvo tal apego al cargo que al abandonar su despacho se llevó los muebles que él mismo se había encargado de comprar... Con el dinero del contribuyente, eso sí. Creería que eran suyos. "Si mi culo ha dejado esta huella en esta poltrona no podrá vivir sin mí" -debió pensar.
Carmen Sastre. (Foto Twitter)
      Otro que afirmaba ser mi director sin ganarse nunca la autoridad moral de la que gozan las buenas personas se llama Antonio Castillo Bretón. Salvo con el ignominioso Alfredo Urdaci, no me gusta citar los nombres de quienes me han dado órdenes en RTVE. Antonio Castillo Bretón ha roto la baraja de la lealtad y el respeto que se supone hay que tener a los compañeros de trabajo. Se entiende que los soldados rasos de la radio/tele pública no debemos morder la mano que nos da de comer. ¿Qué decir de un exdirector como Antonio Castillo Bretón al que se le ha ocurrido poner a bajar de un burro al excelente profesional que acaba de ser nombrado director de RTVE en Euskadi? No citaré su digno nombre para que su honra no se mezcle con la zafiedad de Antonio Castillo Bretón, que también debe pensar que el despacho desde el que sembró cizaña le pertenece per secula seculorum. Horas después de hacerse público el nombramiento de mi nuevo director, la cuenta de Twitter en la que firma como Andoni Gaztelu empezó a escupir basura contra el recién designado. Voy a olvidarme de todos los
Alfredo Unnazi. (Foto Twitter)
detalles chuscos que sus subordinados conocimos cuando Castillo era nuestro director: una colección de pecados veniales y mortales en su vida privada y pública que es mejor no recordar. Su catadura ética dejaba muchísimo que desear. No caeré en sus bajezas, me limitaré a criticar su trabajo... Por cierto, aquellos que como Antonio Castillo Bretón pertenecen a la cuerda del PP y están molestos porque la democracia les ha quitado el juguete de RTVE con el que manipulaban a su antojo está reuniendo firmas POR UNA RTVE EN LIBERTAD, SIN SECTARISMO, SIN ODIO. POR UNA RTVE  EN LA QUE IMPERE LA VERDAD. Los amigos de Alfredo Urdaci claman al cielo después de haber tirado por los suelos la credibilidad de la radio y televisión públicas. Entre ellos está Carmen Sastre, la mano derecha de Urdaci en la peor época de manipulación del PP en RTVE. Como directora de contenidos, en 2017 pasó el argumentario del PP a los redactores encargados de cubrir la comparecencia de Rajoy ante los tribunales por la corrupción de su partido. Los amigos de Urdaci y Sastre no han reunido ni 2.000 firmas. Mientras, miles y miles de personas de todos los partidos han vuelto a confiar en los informativos de la Casa. Ahora cuentan todas las noticias, sin esconder las que perjudican al amo de la Moncloa.
EL SARGENTO CASTILLO SE VA A LA GUERRA DEL GENERAL MAYOR OREJA
     Antonio Castillo Bretón aterrizó en Euskadi durante el mandato de José María Aznar. Le debía parecer poco importante su destino como director de RTVE en el País Vasco y llegó a decir que éste era un puesto provisional hasta que Jaime Mayor Oreja ganase las elecciones autonómicas de 2001 y le colocara como director general de EITB. Mayor Oreja fracasó, Ibarretxe ganó, y Andoni Gaztelu se vio condenado a un destino "menor".
Jaime Mayor Oreja (Foto Wikipedia)
J. L. López de la Calle (Foto El País)
    Un compañero de trabajo decía de Antonio Castillo que en él, "ser de derechas, formaba parte de su código genético". Antes de llegar a Euskadi fue director en TVE-La Rioja. Se las hacía de tío enrollado que había llegado a vender discos en el Corte Inglés. Alardeaba de ser del Real Madrid y del Barcelona... Le gustaban sólo los caballos ganadores. Acabó convertido en Bilbao en el sargento chusquero que ordenaba fidelidad plena al PP a una tropa de periodistas y reporteros de los que desconfiaba pese a que éramos la infantería que salió a las calles de Euskadi durante décadas para poner micrófonos de TVE (con la E de Española) delante de la boca de los amiguitos de ETA. En cierta ocasión, con motivo de una campaña electoral, Andoni Gaztelu persiguió a Jone Goirizelaia por los estudios de TVE en Bilbao para ver quienes hablaban con ella. En su ceguera, creía que en Euskadi todos los que le rodeaban, incluso sus subordinados, eran de ETA. Por aquel entonces disponía de dos escoltas para protegerle de los terroristas. El resto debíamos de cuidar de nosotros mismos... En aquellos tiempos ETA acabó con la vida de José Luis López de la Calle y lo intentó con el director de RNE en Bilbao y con dos compañeros de Antena 3 y El País. Mientras, a los redactores de TVE se nos podía ordenar dar la cara en el Telenorte a las 2 y en Telediario a las 3 para informar sobre la detención de un colaborador de ETA en el Casco Viejo de cualquier ciudad o pueblo de Euskadi. Que luego fuese liberado sin cargos no importaba. Había que dar espectáculo y demostrar lo bien que se luchaba contra ETA. Nadie pensaba en el peligro que corría el plumilla dando la cara bajo el balcón de la casa de un detenido, aunque días después fuese liberado sin cargos. Afortunadamente, nunca pasó nada. Ni siquiera se le arrojó un cubo de pintura roja y amarilla.
JUGAR AL ESCONDITE TRAS UN TRICORNIO
Por aquel entonces, me tocó cubrir un acto militar en el cuartel de la Guardia Civil de Sansomendi. Las autoridades se pusieron a unos cien metros de distancia de las cámaras de televisión. Mi compañera reportera sacó una panorámica de los militares, policías, guardias civiles y cargos públicos que asistían al evento. Entre ellos, Antonio Castillo Bretón estaba bien atento a los movimientos de nuestra cámara y en el momento que le iba a apuntar a él se escondió entre dos tricornios. Él no había nacido para dar la cara en Euskadi. Que se la rompiesen a otros. Cuando volvimos a la oficina de Vitoria, recibimos la orden del director de borrar esas imágenes en las que se intuía más que se veía cómo se escondía detrás de los uniformados.
EL AJUSTE DE TUERCAS. 4 de Abril de 2003, viernes.
     Después de que España se convirtiese en cómplice colaborador de la Guerra de Irak, RTVE sirvió, una vez más, de catapulta a la basura manipuladora de Aznar y sus compinches. Yo no tuve más
Blair, Bush y Aznar. (Foto RT)
remedio que obedecer a mi conciencia. En las tres primeras ocasiones en que políticos se pusieron a mi alcance en tres ruedas de prensa (Alfonso Alonso y Juan Antonio Zárate del PP e Iñaki Gerenabarrrena del PNV) les pregunté sobre lo que más preocupaba a la sociedad alavesa en aquellos días: la Guerra de Irak. El 4 de Abril de 2003, se me llamó para informarme que Antonio Castillo Bretón quería reunirse conmigo a mediodía en la oficina de Vitoria. Yo ya sabía que tenía que ver con las preguntas que les hice a los políticos del PP sobre aquella guerra. Castillo se sentó enfrente de mí después de cerrar la puerta del despachito que ocupábamos los de la tele en las dependencias de RNE. Empezó diciendo que "cuando das cariño, te dan cariño... si das odio...". Presumía de su tono dialogante y añadió que tenía abajo, en su coche, una cinta de vídeo que le había pasado la Diputación Foral de Álava sobre la rueda de prensa en torno a la Campaña de la Renta en la que yo pregunté por la objeción fiscal y si preveían que pudiese aumentar después de que España hubiese entrado en guerra contra Irak. Aseguró que para los trabajadores de RTVE estaba prohibido
Agenda de 2003 de José Manuel Cámara.
llevar encima de la ropa pegatinas contra aquella guerra. Se equivocó al decir que yo la llevaba en la solapa. No se había visto el vídeo. Mal periodista. Mi pegata iba encima de mi agenda. Tenía una en el anverso y otra en el reverso. Se dedicó a repetir mis preguntas en aquella rueda de prensa y me afeó la conducta por haberles dicho a los comparecientes que no hacía falta que me explicasen las diferencias entre objeción fiscal y objeción de conciencia porque yo había sido objetor al Servicio Militar. En un momento dado, Antonio Castillo Bretón me pidió colaboración y yo le ofrecí obediencia. Antes de irse pronosticó unos estupendos resultados para el PP en las siguientes elecciones municipales. Antes de irse le prometí que algún día le dedicaría un cuento. Lo escribí poco después. Algún día se lo regalaré... Cuando pida perdón por su desvergüenza y deslealtad a la empresa que tan bien le pagó por manipular...
LAS BOMBAS DEL 11M Y LA VICTORIA DE ZAPATERO
Aznar perdió la presidencia de España en 2004 por empecinarse en sus mentiras. Ese tampoco ha pedido aún perdón por asegurar que en Irak había armas de destrucción masiva. Tampoco por tratar de culpar a ETA de la masacre del 11M. Tras la
Niño salta-cadáveres. Irak. (Foto Marco di Lauro) 
llegada al poder de Zapatero, los esbirros de Aznar en RTVE tuvieron que abandonar las poltronas. Entre ellos, Antonio Castillo Bretón, que en su carta de despedida escribió que había tenido el "placer" de estar con nosotros tres años y medio. Agradecía la colaboración que le habíamos prestado y solicitaba para el nuevo equipo que le relevaba "la misma lealtad" que como profesionales poníamos de manifiesto cada día "y en algunas situaciones muy por encima de lo humanamente necesario". Añadía que "el único notario de la vida -el tiempo- dejará a cada uno en su lugar". Y terminaba pidiendo disculpas "a los que se hayan sentido en algún momento maltratados por mis errores". El mismo Antonio Castillo Bretón que escribió esta carta el 25 de Mayo de 2004 se ha atrevido hace días a escupir encima del buen nombre de quien ahora es nuestro nuevo director y entonces era un redactor
más que siempre se ha ganado su sueldo y el aprecio de sus compañeros a través del trabajo, su experiencia y profesionalidad. Antonio: pide perdón antes de que sea tarde y el tiempo te pase una nueva factura cargada de odio, ira y rencor... Perdón es una bonita palabra. Intenta pronunciarla con sinceridad. Sólo tiene 6 letras y un bonito acento en la ó que rima con tu segundo apellido: Bretón.
UN RETIRO DORADO PARA EL SARGENTO CASTILLO
¿Dónde iba a parar un sargento de la Cruzada de Mayor Oreja cuando le llega la hora de huir de la trinchera vasca? ¿Debía volver al puesto de mando que dejó en La Rioja? No, hombre no... El Sargento Castillo se merecía un destino mejor. Y lo eligió él mismo. Exigió la creación de una plaza de redactor junto a su casa. No citaré aquí el nombre de la localidad. Apuntar con el dedo es de muy mala educación. Por aquel entonces yo era delegado de CCOO en TVE-Vitoria. Me enorgullezco de haber militado 8 años en ese sindicato, hasta 2009. Jamás pedí una hora sindical sin motivo justificado. Por ejemplo, para defender ante los tribunales a trabajadores maltratados por RTVE. Gracias a CCOO hoy hay un Consejo de Informativos en RTVE encargado de sacarle los colores a manipuladores como Alfredo Urdaci o Antonio Castillo. Si hubiese habido un Consejo de Informativos en el año 2000, yo tal vez no habría tenido que abandonar la crónica política para seguir al Alavés y el Baskonia por Europa. Urdaci quería manchar el apellido de mi padre y que yo mezclase en un minuto de Telediario a las hijas del Lehendakari Ibarretxe con el asesinato de Fernando Buesa. ¿No se lo creen? Lean MANIPULACIÓN INFORMATIVA, DAÑO COLATERAL DEL TERRORISMO, donde retrato los usos y costumbres del PP y el PSOE en materia de tergiversación.
Como delegado de CCOO, en mi tiempo libre, investigué el número de ciudades y pueblos de España que tenían mayor rango o más población que el destino que eligió el sargento Castillo para su retiro dorado de excombatiente. Tras consultar los datos del Instituto Nacional de Estadística, encontré 133 localidades españolas que en 2004 merecían contar con una plaza de redactor de TVE antes que la ciudad elegida por Andoni Gaztelu. Por cierto, Andoni... Tú que eres un prodigio de valentía y pundonor: ¿cuándo vas a dar tu nombre completo en tu casposa cuenta de Twitter? Venga, chavalote. Tú puedes... No te escondas detrás del tricornio de un alias. Y si quieres pedir perdón a mi director, puedes venir a Euskizofrenia cuando quieras. Invito yo. Necesitamos ver en tus ojos el brillo del arrepentimiento sincero. Además, recuerda que te tengo que regalar en persona el cuento que te escribí...

 
 

No hay comentarios: