Páginas vistas en total

sábado, 27 de abril de 2019

FIESTA EN LEHENDAKARITZA: JUECES PASOTAS, PERIODISTAS MOLESTOS Y TRABAJADORES EN ALTURA SIN CASCO NI ARNÉS.

Jueces y juezas encantados de conocerse... (FOTO CÁMARA)
Decenas de jueces se reunieron en Vitoria durante el comienzo de la campaña electoral para mirarse el ombligo. El 12 de abril, los presidentes y presidentas de las Audiencias Provinciales de España acudieron a la llamada del Lehendakari Urkullu para sacarse una foto de familia en la sede de la Presidencia del Gobierno Vasco. Allí, la primera jueza que tomó la palabra aprovechó para meterse con los medios de comunicación y criticar los juicios paralelos que hacemos los periodistas. Yo estaba allí. No podía responder. Los plumillas, fotógrafos y reporteros sólo estábamos invitados a escuchar el chorreo. Ni siquiera nos dejan sentarnos en una silla en el atrio de Lehendakaritza. Podemos arrodillarnos, tumbarnos o trabajar de cuclillas. También podemos sentarnos en la tarima que hay para las cámaras de televisión. Somos la chusma de segunda división que lo único que hace es molestar. Y a eso voy: A MOLESTAR. A la entrada de Lehendakaritza, unos andamios nos enseñaban la forma en que trabaja la empresa contratada por el Gobierno Vasco para remodelar la
12 de Abril. Lehendakaritza. 
sede de la Presidencia. Junto a esos andamios desfilaron decenas de jueces, pero ninguno hizo bien su trabajo. Seguro que varios vieron, como yo, que los operarios que hacían su labor a unos 8 metros de altura carecían de las más elementales medidas de seguridad: ni casco ni arnés. Que yo sepa, ninguno de los jueces y juezas demandó la presencia policial para levantar un atestado de esa infracción de la legislación de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Ellos iban a Rolex, no a setas. Hoy, 28 de Abril de 2019, toca votar. Escribo esto antes de desplazarme a mi mesa electoral, donde he sido designado segundo suplente del segundo vocal. En contra de lo que quiere el común de los mortales, yo estoy deseando que me dejen estar todo el día viviendo en vivo y en directo la "fiesta de la democracia". Llevo votando desde 1982 y nunca me había tocado esta lotería. No se pierdan el reportaje de mi vida: lo haré en cuanto me digan que los titulares del la mesa electoral siguen celebrando en Vitoria, hartos de vino, las Fiestas en honor de San Prudencio y la Virgen de Estíbaliz. Tengo título y todo: "Crónicas de un pueblo: Fiesta Electoral en Betoño"
REPORTAJE FOTOGRÁFICO: José Manuel CÁMARA. 
LUZ Y TAQUÍGRAFOS... Plumis: a sentarse donde podáis...
A la izquierda, el cafelito para sus señorías... A la derecha, los ciudadanos de segunda división... 





sábado, 20 de abril de 2019

EL MAROTAZO. Capitulo 2º.

Javier Maroto fue alcalde de Vitoria entre 2011 y 2015. Su primer pacto presupuestario, tras coronarse primer edil, lo alcanzó con EH Bildu. Le llamaban el "verso suelto del PP". Un buen día metió la pata hasta el zancarrón y acusó a los magrebíes de ser los responsables del fraude cometido con la Renta de Garantía de Ingresos. Dijo exactamente que marroquíes y argelinos vienen a "vivir de las ayudas sociales y no tienen interés en integrarse socialmente ni en trabajar". !Toma ya!. Tras las elecciones de 2015, Maroto obtuvo su merecido. Pese a ganar más escaños que nadie en el Ayuntamiento de Vitoria (9 de 27), toda la oposición le mandó para casa. Al final, Gorka Urtaran (PNV) fue alcalde con un equipo de gobierno en el que entraron los socialistas. EH Bildu, Podemos e Irabazi también hicieron todo lo posible para desalojar de la poltrona a un alcalde xenófobo. Génova acogió con los brazos abiertos a Javier Maroto y le regaló primero un puesto en la ejecutiva de Mariano Rajoy y después un escaño en el Congreso de los Diputados.
Como decíamos hace una semana en la anterior entrada de Euskizofrenia, hace años que se filtró a casi todos los medios de comunicación de Vitoria un dossier de 13 folios que pone en duda la legalidad de un contrato firmado por Javier Maroto como alcalde de Vitoria con una Unión Temporal de Empresas (U.T.E.) llamada Lepazar XXI con el fin de construir un edificio de nueva planta para la Casa Consistorial de la capital alavesa. Ante la supuesta falta de liquidez en las arcas municipales, el Ayuntamiento le regaló a Lepazar XXI suelo anexo al edificio municipal para construir 555 plazas de aparcamiento. Esos terrenos están valorados en al menos 4 millones de euros. ¿Es legal? ¿Es ético? ¿Por qué no me avisaron a mí para hacer una cooperativa y llevarme el contrato-chollo a la buchaca? ¿Por qué no se presentó la firma de este contrato con luz y taquígrafos a la sociedad en un acto público y se prefirió hacerlo en el despacho de una conocida Asesoría Fiscal y Financiera de Vitoria? ¿Nos lo pueden explicar bien clarito ahora que falta una semana para elegir alcalde?  Aquí están 5 de los 13 folios que duermen en los cajones de numerosos medios de comunicación de Vitoria.






sábado, 13 de abril de 2019

EL MAROTAZO: EL PRESUNTO REGALO DE JAVIER MAROTO DE CASI 4 MILLONES DE EUROS A UNOS "EMPRESARIOS"

Álava es el territorio del miedo. Ningún medio de comunicación se ha atrevido a publicar el documento que un empresario de Vitoria repartió hace años en muchas redacciones para denunciar el trato de favor que presuntamente dio Javier Maroto a unas empresas para hacerse con un contrato-chollo. ¿Usted no aceptaría quedarse gratis con los terrenos para hacer un parking de 555 plazas junto al nuevo edificio del Ayuntamiento de Vitoria? ¿Es legal la cláusula quinta del contrato que dice que "si transcurridos como mínimo 18 meses desde el inicio de la comercialización de las plazas de garaje (...) no se hubiese comercializado el 60 por ciento de las plazas totales o en su caso de las previstas en cada fase, LEPAZAR XXI S.A. podrá proponer al Ayuntamiento otra modalidad de explotación que requerirá la autorización municipal?". FIN DE LA CITA.

PRIVATIZAR BENEFICIOS, PUBLIFICAR PÉRDIDAS. 
Lo de siempre: privatizar los beneficios y que de las hipotéticas pérdidas se encargue la Administración Pública. Que el pelotazo lo den los "empresarios" que juegan sólo a caballo ganador mientras que si todo va mal, ya vendrá el Ayuntamiento a engordar su deuda.
Así es el Partido Popular. Así es Javier Maroto. Le echamos de Vitoria pese a haber ganado unas elecciones. Le echamos por su discurso xenófobo. ¿Y este contrato es legal? ¿Y en caso de ser legal, es ético beneficiar a los de siempre a costa del sacrificio de las arcas municipales que deberían acumular fondos para los más desfavorecidos? Estamos en campaña. Es el momento de que Javier Maroto responda a estas preguntas. Y que recuerde Marotín que cuando arremetía como El Cid Campeador contra los inmigrantes magrebíes o pakistaníes por acogerse a la RGI y generar un supuesto fraude fiscal de 8 millones de euros en Euskadi, el fraude fiscal empresarial en Álava estaba valorado en unos 40 millones de euros. Venga, a trabajar... Maroto: siembra la tierra, que no es un coto, tal y como cantaba Carlos Cano...
Sólo publico fotos de 4 fragmentos del dossier de 13 folios que me enviaron a mi nombre a RTVE. CONTINUARÁ...